jueves, 19 de enero de 2017

El vivo, de Anna Starobinets

 El vivo
Живущий
Anna Starobinets
Traductora: Raquel Marqués García
Nevsky Prospects
384 páginas

 
Argumento:

En una sociedad distópica futura el número de personas permanece invariable en tres mil millones. Cada vez que alguien muere, su código personal es transferido a otro que nace, quien podrá acceder a las cartas y documentos dejados "en la nube" por su anterior reencarnación. Pero un día nace Cero, un humano sin código y el sistema empieza a tambalearse.

Comentario (con algún spoiler):

Lo cierto es que la premisa de la novela (la inmortalidad o negación de la muerte a través de sucesivas reencarnaciones que el individuo puede conocer, pues guarda sus recuerdos y documentos en un almanacenamiento online) es atrayente. Así mismo, muchas de las ideas vertidas por la autora en la obra están dotadas de interés, como la forma de vida basada en varias capas de existencia, desde la primera (el mundo real), el mundo del "socio" (una especie de internet o red social), "luxuria" (un lugar donde se realizan todas las fantasías) y varias capas más.

Sin embargo, a mí me ha fallado, desde la perspectiva CF, un punto concreto que es saber cómo se logra esa "continuidad" vital solo interrumpida por la "pausa" y los "cinco segundos de oscuridad" (muerte física). Es decir, yo entiendo que en la novela la gente no se reencarna de verdad, sino que viven engañados por un sistema que incluso se engaña a sí mismo, ya que en ningún momento se nos indica por qué medios científicos o no se realiza esa "transferencia" (aunque tengo dudas ¿se reencarnan de verdad?). Pero en el mundo distópico todo el mundo, salvo muy contadas excepciones, se lo cree, hasta los jefazos de ahí. Y eso es algo que yo no me trago. Me ha recordado a la película "La fuga de Logan" con su organizado "carrusel"  (aquí un festival al que hay que acudir antes de cumplir x años, donde en realidad te matan al modo nazi: duchas que no son duchas), y que de igual modo parecía ser una forma de control social y de población, dirigido por un consejo secreto de personas que sobrepasaban los límites impuestos a los demás. Así que en ese aspecto, nada nuevo bajo el sol de las distopías.

Imagino (o quiero imaginar) que el interés de la autora no es inventar una sociedad creíble sino usar "el vivo" (la sociedad humana interconectada, y considerada como un solo organismo (de ahí las continuas alusiones metafóricas a comunidades de insectos como las termitas), como una metáfora de las actuales redes sociales y del auge de lo virtual sobre la "vida real" y sus valores. En este mundo, poca gente aprecia la primera capa, donde además apenas quedan animales (y los que quedan están como en reservas o zoos), y la existencia carece de sabor y de interés para personas mentalmente conectadas a una orgía de anuncios, servicios y diversiones. Hasta se ha privado al ser humano de su parte digamos más animal de apegos (los hijos son llamados "parientes" y retirados de las madres por el estado desde tierna edad, para evitar el "amor" familiar, algo cuyo objeto no he entendido del todo).

Por cierto, me ha resultado chocante y casi anacrónico que en esa "red" exista aún ¡la wikipedia! (con lo rápido que se desfasan estas cosas). Y algo "extraño" que la autora explicite con tanto énfasis uno de los mensajes subyacentes: el Amor todo lo puede, el Amor es lo más importante, tener hijos, la familia... En este punto no es precisamente sutil. Lo  malo es que cuando en una novela te dicen a las claras "la moralina" esta deja de ser eficaz. Lo ideal sería que lo dedujera el lector o mejor aún, que este tuviera un conflicto al enfrentar dos morales opuestas.

La obra está organizada en fragmentos dedicados a diversos personajes (en diferentes tiempos): Cero, el niño sin código, Cleo, el planetar (guardián del orden) Ef..., lo cual hace que la lectura no sea fácil ni cómoda. Se mezclan interrogatorios con informes, cartas, relatos en primera persona... que lejos de aportar una nueva visión enredan y entorpecen. Es cierto que empieza bien y continúa también bien, creando intriga suficiente para llevarte a pasar páginas, pero también lo es que, pasado cierto punto, empieza a caer en picado hacia los mares de la confusión, y remata con un final atropellado y bastante caótico que realmente no me ha satisfecho.

Sobre todo porque, dejando aparte la metáfora de las redes sociales, el resto de la distopía me ha resultado muy artificiosa, forzada y poco emotiva. No he empatizado con la vida de esta gente, ni me he aterrado (como sí me pasó cuando leí 1984, de Orwell, que logra comunicarte la angustia de vivir en un mundo opresor). De hecho, me ha parecido que este mundo no tiene nada de "opresor". La gente es feliz, salvo algunos disidentes. Viven contentos pensando que no mueren y gozando de miles de diversiones, pelis, series. A Cero, que es una anomalía entre ellos, lo que parece preocuparle es no estar dentro del sistema más bien. Con lo cual hay algo que me falla y me chirría, que no me convence. Sí, la autora hace alardes en la jerga y las convenciones del género CF, pero no me cala. Creo que la intención era buena y el propósito ambicioso, pero se ha desinflado por cargar las tintas en lo formal más que en el "alma" de la novela. O esa es mi impresión.

En resumen, una obra de ciencia ficción de la que esperas mucho  más cuando empiezas a leerla (más secretos, revelaciones impactantes e inesperadas, profundidad), y que, aunque en lo formal no está mal, a mí me ha dejado bastante fría.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

lunes, 16 de enero de 2017

Recetas para amar y matar, de Sally Andrew

T.O.: Recipes for Love and Murder, 2015
Editorial: Grijalbo, 2016
Traducción: Ángeles Leiva Morales
448 páginas
18,90 €
Ebook: 7,99 €

Argumento:

Tannie María van Harten comienza a escribir una columna de recetas y consejos para la Klein Karoo Gazette. Poco después una mujer aparece asesinada, ella cree que es una de las que le han escrito y decide averiguar lo sucedidio.

Comentario:

Entre lo más importante de una novela de misterio están tanto el planteamiento y resolución del mismo como la personalidad de su protagonista, en especial si, como es el caso de «Recetas de amor y muerte», está redactada en primera persona y es, además, el inició de una serie (la autora ya ha escrito una segunda entrega).

En cuanto al personaje principal, María está dotada de una complejidad  mayor de lo habitual, con características poco convencionales, tanto en lo físico (se describe como mayor de cincuenta años, baja, rellenita y con pasión por cocinar y comer) como en la personalidad: viuda de un hombre que la maltrataba, refugiada en la comida como consuelo, empática, decidida…

La forma de ser de la protagonista se une a una narración en la que una larga y detallada (excesiva) selección de recetas, tanto particulares como recomendadas a quienes escriben a su consultorio, convive con (repetitivas) descripciones de paisajes y, sobre todo, con las emociones y pensamientos de María, capaz de decir y creer algo y al tiempo, mediante un sutil subtexto, dejar ver una realidad diferente (el desarrollo de la relación con el teniente Henk Kannemeyer).

El resto de los personajes, vistos a través de sus ojos, están lo suficiente caracterizados como para ser reconocibles por sus diálogos y acciones, desde las compañeras de  trabajo en la Klein Karoo Gazette, Hattie y Jessie, hasta algunos de los sospechosos. Destacan en especial Dirk van Schalwyk (viudo de la asesinada Martine) y Anna Pretorius, amiga y enamorada de la fallecida, cuya intensa relación (empiezan enfrentados y acaban aliados) da un toque de humor surrealista a la novela.

La ambientación consiste principalmente en la descripción del entorno (paisajes, lluvia, calor, color), un resumen de la historia de Nelson Mandela (que fallece durante el desarrollo de la historia) y la utilización de palabras en afrikáans (se puede consultar un glosario al final de la novela, aunque en muchas ocasiones hay significados que se pueden deducir del contexto o conocer el significado es irrelevante).

Aun con ciertos excesos (las mencionadas recetas), los dos primeros tercios de la novela se leen con agrado y facilidad, desde la investigación  del crimen hasta la evolución de las relaciones entre los personajes, siendo sin embargo la última parte, cuando María descubre quién ha asesinado a Martine y por qué, la menos satisfactoria, quizá porque se opta por una resolución tópica, convencional y exagerada (la «cacería»).

A ello contribuyen largas escenas de «acción», que incluyen la larga charla entre la protagonista y el personaje que ha cometido el crimen, la confesión pormenorizada y posterior persecución a María, la búsqueda de Jessie (amiga de María y periodista de la Klein Karoo Gazette). La cantidad de páginas que se utilizan para resolver (más o menos) la trama romántica también «ayudan» a dar esa sensación de texto excesivo.

En resumen, «Recetas de amor y muerte» destaca por la «voz» de su narradora, el humor surrealista y unos métodos de investigación poco convencionales, y ni siquiera «defectos» como la tópica resolución del crimen logran empañar una lectura agradable y entretenida que deja con ganas de continuar leyendo los casos de Tannie María. (Por cierto, la lectura de las recetas que se incluyen al final  es opcional).


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

jueves, 12 de enero de 2017

El dios asesinado en el servicio de caballeros, de Sergio Sánchez Morán

 El dios asesinado en el servicio de caballeros
Sergio Sánchez Morán
Fantascy
336 páginas

Argumento:

La detective paranormal Verónica Parabellum se encuentra el cadáver de un dios en su coche, pero no recuerda cómo ha llegado hasta allí. Con ayuda de un forense vampiro y de una amiga médium, tratará de descubrirlo, a lo largo de un periplo por el submundo esotérico de una Barcelona donde habitan todo tipo de seres mitológicos y fantásticos.

Comentario:

Como puede colegirse del argumento, se trata de una novela de tipo humorístico y fantástico (del subgénero "fantasía urbana"), con un cierto toque detectivesco, algo novedoso en España, que no en el mundo anglosajón (hay bastantes investigadores paranormales tanto en literatura como en audiovisual).

Narrada en primera persona, según los cánones de la novela de detectives, de la cual toma varios estereotipos, la historia empieza con fuerza "in media res", con la protagonista en medio de un ataque de amnesia que le impide saber cómo ha llegado a la situación descrita. La narración transcurre a partir de ahí de un modo bastante ágil y fluido, al que contribuye el interés por descubrir el mundo imaginario, poblado por seres de diversas mitologías (griega, hindú, nórdica, etc) y criaturas fantásticas (vampiros, fantasmas, etc) que conviven con los humanos sin que estos lo perciban más que tangencialmente en ocasiones, ya que los seres mágicos se ocultan con hechizos.

La novela, según mi opinión, va de más a menos. Lo más interesante es la descripción del mundo imaginario, aunque tampoco esté muy detallada; y sobre todo, el humor que salpica todo. Reconozco que me he reido con algunas de las ocurrencias del autor (puestas en boca de la protagonista), que son bastante ingeniosas. Sin embargo, conforme la novela avanza, el humor se diluye en favor de la acción, un tanto confusa y en exceso detallada (siempre según mi gusto).

Tampoco destaca mucho la investigación, con métodos clásicos del oficio de detective y otros tomados de la parafernalia paranormal (pistolas cargadas con balas especiales para criaturas fabulosas, etc), debido a que las tintas están cargadas sobre la parte fantástica y humorística. A menudo, la protagonista soluciona los asuntos de un modo que parece "casual" en exceso o con golpes de suerte o porque las cosas le vienen dadas, o esa es la impresión que me ha dejado. De todas formas, como dije antes, se trata de un defecto menor, ya que la investigación es una mera excusa para mostrarnos el mundo de Verónica, que, como personaje, cae bien, posee un canónico tormento del pasado (que no se explica en detalla), determinación, y un afilado sentido del humor, a pesar de ser algo cliché en otras cosas.

Quizás el autor no arriesga al no inventar su propia mitología (las que se describen parecen bien documentadas), pero tampoco creo que fuera su interés hacer algo "ambicioso" sino una novela entretenida, divertida a tramos (sobre todo al inicio), con fantasía suficiente para interesar a los aficionados a este género, ligera, sin pretensiones, aunque a mí, al llegar a cierto punto, se me empezó a hacer algo pesada y repetitiva (tanto en las expresiones, como en los chistes y situaciones). Otro punto de interés es la localización en tierras españolas, que permité hacer sátira sobre fenómenos como los periodistas mediáticos o la fama adquirida por los futbolistas, así como otras referencias culturales del país.

En resumen, una novela bastante ligera, correcta en su género, divertida e ingeniosa sobre todo al inicio, aunque quizás no demasiado original en sus planteamientos (ya vistos en obras similares anglosajonas) que creo que es el punto de partida de una serie con la misma protagonista. No sé si a los lectores de fantasías más adultas y profundas les podría satisfacer...

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

lunes, 9 de enero de 2017

Cuéntame una noctalia, de Mónica Gutiérrez Artero

Editorial: Amazon, 2012
124 páginas
Ebook: 3,25 €

Argumento:

Grace regresa al pequeño pueblo transilvano donde reside su familia, decidida a quedarse a vivir allí.

Comentario:

La novela está correctamente redactada: no cuesta acostumbrarse a la voz narradora en primera persona y presente, las erratas son mínimas y aunque resulta desconcertante que la protagonista empiece a contar la historia cuando ya está instalada en la casa familiar, para relatar su llegada en el segundo capítulo, quizá para crear un (innecesario) golpe de efecto con la «invasión» de marines norteamericanos que da final al primer capítulo, esto no afecta al seguimiento de la historia.

Hay algunas imágenes bonitas y poco convencionales, en ocasiones un tono poético, aunque también se insiste demasiado en decir que el pueblo no se encuentra en todos los mapas, en un espacio demasiado corto, y casi con las mismas palabras, restándole fuerza y contundencia a la afirmación y el significado que se le quiere dar.

Quizá el mayor «fallo» de la novela es que no pasa (casi) nada: Grace describe el lugar y sus habitantes, la mayoría de ellos meros comparsas que se limitan a repetir en cada aparición el comportamiento con el que los ha caracterizado la autora para mostrar cómo es la vida y las relaciones en una población diminuta (poco más de trescientos habitantes).

A este no pasar casi nada se une la carencia de un conflicto real: el regreso de Grace al pueblo es la solución a unos problemas un tanto imprecisos (vivir en una ciudad demasiado grande, Londres, estar lejos de la familia, soledad, cansancio...). En ningún momento tiene dudas de su decisión, y queda claro que ni siquiera se plantea irse por amor (romántico), lo que ocasiona cierta falta de interés en una historia cuya conclusión se adivina desde que empieza.

El romance entre Grace y Cole (el marine) apenas ocupa espacio en la historia, casi no comparten escenas o diálogos, siendo el suyo uno de esos enamoramientos a primera vista cuyo cometido parece ser el de completar la idílica vida de una protagonista que cuenta la creciente atracción hacia el norteamericano con un tono casi melodramático y a veces negativo (le describe y percibe como una amenaza sin llegar a concretar el motivo).

«Cuéntame una noctalia», primera novela de su autora, pertenece, según ella, a un género llamado «feel good», consistente en crear una obra que haga disfrutar a quien la lea, lo que, al parecer, implica un desarrollo y final feliz, algo que en este caso se cumple: buenos sentimientos, personajes simpáticos, amor a la familia, unión entre habitantes de una pequeña comunidad, ayudar a quienes te rodean…

***T***

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

lunes, 26 de diciembre de 2016

Manual para mujeres de la limpieza, de Lucia Berlin

Manual para mujeres de la limpieza
A manual for Cleaning Women
Lucia Berlin
Traductora: Eugenia Vázquez
Editorial Alfaguara
429 páginas


Argumento:

Conjunto de relatos escritos por Lucia Berlin, una mujer con una vida intensa marcada por el alcoholismo, los matrimonios fallidos, una madre borracha y loca, los mil empleos para sacar adelante a sus hijos y la enseñanza.


Comentario:

Aunque los primeros relatos de la antología no me entusiasmaron mucho, he de reconocer que, finalmente, este libro me ha parecido muy interesante y curioso. Se trata de estampas, más que de historias con un desarrollo y un giro sorprendente, tal y como estamos acostumbrados en este género literario. Estampas de vida, con un aroma muy norteamericano, y basadas en la propia biografía de la autora, aunque no siempre los personajes femeninos aparezcan con su nombre, cargadas de detalles que dan textura de realismo exagerado. Da igual como se llame la protagonista femenina del relato, Lu, Lou, Charlotte, etc, siempre tenemos la impresión de que asoma la autora entre líneas. Contribuye a esta sensación el hecho de que, aunque los relatos no siguen un orden cronológico, a veces recuperan al personaje en otras épocas de su existencia o en otras facetas, o citan los mismos elementos leit motivs (la marca de whisky que bebe, su equipo deportivo favorito, etc), enriqueciéndose y reforzándose unos a otros.

En estos relatos, narrados en primera persona (generalmente una voz, aunque hay relatos con dos voces distintas), con una prosa ajustada y sencilla (aunque de vez en cuando hay algún arranque lírico, con muy buenas imágenes), se cuentan historias de lo más cotidiano (y en apariencia simple) sobre la infancia, el abuelo dentista, la hermana que se muere de cáncer, los viajes de Lucia por diversas partes de Iberoamérica, con la cual mantuvo siempre un vínculo muy especial: al parecer, dominaba el español y daba clases de esta lengua; su estancia en el colegio chileno, aventuras y romances… 

Me resulta muy difícil analizar el libro, ya que para mí, más que una cuestión de técnica o de prosa, se ha tratado de una “experiencia” de inmersión en la vida de una persona (lo que se suele denominar “autoficción”), muy interesante, con un gran humor incluso hablando de temas duros y escabrosos. La autora no se corta, es muy sincera y descarnada con su problema de alcoholismo, que ocupa varios de los relatos. No importa que estén ficcionados y dramatizados, el sustrato, la vida de Lucia Berlin, su forma vitalista de pensar y actuar, a pesar de las desgracias, impregna todo.

Lucia Berlin murió prematuramente después de una larga enfermedad propiciada por su escoliosis, que le dañó el pulmón, y por el abuso del tabaco. Al final de su vida, tuvo una existencia más desahogada, pero hasta llegar ahí fue la continua lucha de una mujer con una amplia prole que debía ocupar montones de trabajos alimenticios, por debajo de su cualificación (ella misma dice que la miraban mal porque “estaba instruida”). Enfermera de un ginecólogo, empleada en un hospital, señora de la limpieza, profesora de español de chicos problemáticos… Como ya mencioné, el español está presente en casi todos sus relatos (aparte de los ambientes abundan las expresiones, personajes y palabras hispanos). Fue un idioma que marcó su vida. Incluso cita a autores como Ramón J. Sénder, del cual creo que fue alumna en la universidad.

En resumen, una recopilación de relatos que son trozos de vida y una experiencia. No se puede explicar, hay que leerlo. No hay sorpresas ni giros al final. Solo eso, la vida, con lo bueno y lo malo.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)