lunes, 5 de diciembre de 2016

Patria, de Fernando Aramburu


Patria

Fernando Aramburu
Tusquets Editores
597 páginas


Argumento:

La historia de dos familias en el contexto del anuncio de paz por parte de la banda terrorista ETA en el País Vasco, una abertzale (nacionalista vasca) y la otra, la de un empresario asesinado por la banda, en un tiempo amigas íntimas.


Comentario:

Rara vez se ve una novela en la cual haya una crítica positiva tan unánime. Una vez leída la obra, puedo entenderlo perfectamente.

Y es que sin ser una novela que tenga las trazas de un  "clásico", es muy digna, e incluso sobresaliente en muchos aspectos. 

En primer lugar, por abordar un tema que hasta hace bien poco, o incluso hoy en día, es algo tabú: el conflicto vasco y el terrorismo de ETA. La novela, de hecho, tiene su punto de partida en el anuncio de la banda de la paz unilateral y el abandono de la lucha armada. 

Sin embargo, la novela no posee una estructuración lineal en lo cronológico. El autor, mediante capítulos cortos dedicados cada uno de ellos a un personaje (en tercera persona, aunque ya hablaremos de este tema), nos lleva hacia atrás y hacia adelante, pivotando sobre ese hecho histórico. Así pues la obra parece girar sobre sí misma, y en cada vuelta, conocemos más facetas de las situaciones, relaciones y personajes, como en una permanente ramificación en busca de nuevas perspectivas. A pesar de estar la narración "desordenada"  desde el punto de vista temporal, eso no es impedimento ni mucho menos para comprender la historia. En realidad, lo que cuenta no es un misterio o una intriga, sino el retrato de un mundo dividido del cual son metáfora y representación las dos familias protagonistas, antaño amigas. Por un lado, la familia de un etarra con delitos de sangre; por otro, la de la viuda de un empresario al que se reclamaba el llamado "impuesto revolucionario", extorsión que realizaba la banda ETA para su financiación a los empresarios vascos. 

El autor no se deja nada en el tintero, componiendo un pasmoso retrato de la realidad vasca, desde las familias con presos de ETA hasta la situación atroz de las víctimas, los atentados frecuentes, el vacío a quienes no comulgaban con las ideas del pueblo, las amenazas, las pintadas insultantes, las tabernas nacionalistas, las acciones y estructura de los comandos, las torturas en el cuartel de Intxaurrondo a los detenidos, breves menciones a los GAL (grupo terrorista organizado por el gobierno de Felipe González, presuntamente) y a algún atentado famoso (Gregorio Ordóñez) o detenciones de etarras (Bidart), las manifestaciones pro amnistía, la idolatría a los etarras, los presos arrepentidos... Vamos, un fresco exhaustivo del conflicto vasco.

Y además, a mi modo de ver de forma bastante imparcial, sin meter mucho politiqueo, ni de un lado ni de otro, mostrando los hechos crudos y que valore el lector. Lo cierto es que mientras leía según que cosas pensaba en que esto podría levantar ciertos sarpullidos en sectores acostumbrados a utilizar a las víctimas de ETA y a la propia ETA en sus manejos ideológicos. 

Obviamente, la novela al final, se va hacia lo políticamente correcto de la conciliación y la necesidad del perdón para curar heridas. De hecho, esto es una de las cosas que más me ha chirriado. Y aunque no es algo que moleste mucho, se nota un intento de terminar con un final feliz y esperanzador después del dramón descrito, algo que se ve venir ya desde cierto punto de la novela. 

"Patria" también llama la atención por los aspectos formales, como la ya mencionada ruptura de la linealidad cronológica normal. La prosa y la narración son bastante libres, pasándose de la tercera persona a la segunda o a la primera, como si fuera un cuento; de un tiempo verbal a otro (presente, pasado), que le da a la novela un aire atemporal. El lenguaje es muy coloquial, con la inclusión además de vocablos vascos (hay un glosario al final para comprensión del lector) y localismos (en los tiempos verbales). En cuanto al tono, destila un cierto humor, aunque las cosas narradas son bastante truculentas en ocasiones, que contribuye a acercarse a la historia con menos dramatismo pero sin perder emoción. 

Al ser tan largo el libro y detenerse tanto en los personajes, llegamos a conocer muy bien a cada uno de ellos, o al menos al arquetipo que representan, sacado de la sociedad vasca. Creo que el autor ha optado por la mejor forma para hacernos llegar los pensamientos y sentimientos de este numeroso elenco: la viuda Bittori, que solo desea que el etarra le pida perdón para morir tranquila, la nacionalista Miren, que se aparta de su mejor amiga por sus ideas abertzales; el joven arrastrado hacia el terrorismo y el asesinato; los hijos de la víctima y sus reacciones ante el crimen y el rechazo de la parte de la sociedad favorable a los etarras y el silencio de los demás; sus vidas afectadas por este hecho, etc, etc.

Al final, después de tantas desgracias, un happy end metafórico para terminar de curar la herida vasca que tanta sangre hizo correr.

En resumen, un libro interesante, quizás algo flojo en estilo (para quien busque  prosas exquisitas y elaboradas, pero adecuado para lo narrado), quizás demasiado largo y repetitivo, imparcial, documentado (o eso parece), emocionante, y que, sin contar una historia con grandes giros, logra engancharte hasta el final con unos hechos reales y cotidianos.



¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

jueves, 1 de diciembre de 2016

El carbonero, de Carlos Soto Femenía

Editorial: Destino, 2016
Colección: Áncora & Delfín
288 páginas
17,50 €
Ebook: 8,99 €

Argumento:

Marc está obsesionado por averiguar quién asesinó a su madre siete años atrás.

Comentario:

«El carbonero», relatada en primera persona por su protagonista, se divide en tres partes bien definidas: la presentación de los principales personajes y sus circunstancias, la venganza de Marc y las consecuencias de esta.

La primera parte hace especial hincapié en relatar el modo de vida de los carboneros, detallando los diferentes pasos del proceso, la dureza y dificultades a las que se enfrentan, lo que parece conferirle cierta importancia, al menos hasta ver que se diluye hasta desaparecer en las siguientes etapas de la obra, relativizando su importancia.

En estas páginas se define también al pequeño elenco de personajes, siempre vistos a través de la mirada subjetiva de Marc, en base a lo que siente o piensa de los demás, desde la atracción por dos mujeres tan diferentes como Aina y Joana, a la relación con un progenitor silencioso, inmerso en su mundo interior, un espectro de sí mismo tras la tragedia.

Una revelación de Joana (a saber por qué no la ha hecho antes) lleva a Marc a averiguar, sin la menor dificultad y, por tanto, sin misterio ni intriga, quién asesinó a su madre, y a iniciar la venganza que protagoniza la parte central de la novela, con un protagonista convertido de pronto en asesino implacable, violento, muy distinto al joven sensible y protector que se había mostrado en las páginas anteriores.

Este repentino cambio, tanto en el tono como en la personalidad de Marc llama más la atención  al sumarse a la aparición de los villanos, en especial uno de ellos, Ganxo, con quien mantiene una conversación compuesta por ingeniosos intercambios de frases, chulerías, etc, en un tono que, por momentos, llega a resultar exagerado, paródico, poco creíble.

La conclusión, que incluye las consecuencias de la venganza, parece tan controlada por Marc como todo lo anterior, erigiéndose tanto en vengador como justiciero en un final un tanto confuso en el que se echa en falta algo, quizá una mayor definición en algunos temas.

En resumen, «El carbonero» es una novela desigual, relatada por un protagonista que maneja un vocabulario más amplio y complejo del que sería razonable esperar en sus circunstancias, que no parece encontrar el equilibrio en forma ni en fondo (la importancia decreciente de la profesión, la ausencia de misterio, cómo se dosifica la información…), que gustará, o no, según las expectativas que se tengan.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

domingo, 27 de noviembre de 2016

El laberinto de los espíritus, de Carlos Ruiz Zafón

El laberinto de los espíritus
Carlos Ruiz Zafón
928 páginas
Editorial Planeta


Argumento:

La policía investiga la desaparición de Mauricio Valls, escritor y antiguo director del penal de Montjuic en Barcelona. Para ello designa a la pareja formada por la misteriosa Alicia Gris y el veterano Vargas. Al tiempo, se revelan los últimos secretos de la familia Sempere, protagonista de los tomos anteriores de esta serie del "Cementerio de los libros olvidados".



Comentario:

Hasta la mitad más o menos, esta obra de Zafón me estaba gustando. Escrita con una prosa ágil, dinámica, colorista (pero moderada respecto a excesos de figuras de las obras anteriores), llena de diálogos ingeniosos, escenas de tinte cinematográfico, intriga, y protagonizada por una pareja de "detectives" (Alicia y Vargas) muy bien compenetrada, en la que destaca ella, una especie de espía en la línea del Falcó de Pérez Reverte (pero mucho más humana, realista e interesante, dentro de su carácter novelesco), la novela se lee casi sin sentirlo hasta que tiene lugar cierto giro argumental. 

Sin embargo, a partir de ese momento (y de que entren en escena los Sempere y las tramas e historias de los libros anteriores), a mí se me ha hecho cuesta arriba. Los diálogos, además de ser larguísimos, se pasan de ingeniosos. Todos los personajes, sean de la adscripción socio económica que sean, hablan más o menos igual, son capaces de agudas réplicas y contra réplicas en los contextos más variados. Hay dos tipos de habla: la culta enrevesada (de Fermín y un par de personajes más) y la normal. Para mi gusto, se falla en el tono, demasiado humorístico incluso en situaciones dramáticas (por ejemplo, una escena donde un personaje malherido está a punto de morir en un taxi y los demás con sus floreos y frases graciosas). 

Dejando aparte a Alicia, que me parece el hallazgo de la novela, el resto de personajes o me caen mal, como Bea (injustificadamente celosa y arisca) y  Fermín (caricatura del personaje de "La Sombra del viento"), o me parecen sosos, como Daniel,  muy desdibujado. Por otro lado, hay demasiados personajes. Y, lo que es peor, demasiados personajes con "punto de vista" (consecuencia de ese narrador en tercera persona omnisciente que lo cuenta absolutamente todo: sí, Zafón sigue sin conocer la elipsis; por favor, que alguien se la presente), lo cual contribuye a aumentar el número de páginas, a dispersar la atención, a enredar la trama. Hay también un exceso de explicaciones sobre lo ocurrido, que lejos de aclarar, lían más al lector (o al menos, yo he tenido esa impresión: hay detalles de las que no me he enterado, lo reconozco).

Algunas de las cosas que suceden me parecen previsibles, como la identidad de uno de los "villanos", o el secreto-misterio de Isabella (¿qué otra cosa podría ser?). El misterio final desvelado no me ha resultado interesante. Y terminada la lectura, una se da cuenta de la cantidad de escenas que podrían haberse recortado o eliminado sin que se resintiera la obra.

Lo cierto es que cuanto más analizo la historia más deslavazada me parece. Da la impresión de que el autor mete muchos elementos, además de tratar de explicar los libros anteriores, con el resultado de una amalgama heterogénea en exceso dilatada. Lo único que me ha interesado de verdad ha sido la historia de Alicia, que podría haber funcionado incluso por separado, en un spin off. Pero el autor la vincula de forma algo forzada con la historia de los Sempere, que a mí, la verdad, me aburre (y es que ya son muchos libros contando lo mismo desde distintos ángulos).

Percibo que Zafón usa como de costumbre diarios y libros para contar diversas partes de la historia, pero a mí me ha parecido un recurso algo fallido, en tanto en cuanto no son creíbles tales documentos. Es decir, no cuadra un "diario" tan artístico y literario, y encima destinado a no ser leído. Un diario (o memorias, confesión, etc), por lo demás, que aporta un secreto que no afecta a la trama en demasía ni aporta nada a los personajes tocados por la "confesión". Si quieres confesar algo, escribe una carta; si no quieres que se sepa, no escribas nada.

Otro bache se encuentra al final, con un anticlimático desenlace o epílogo de decenas de páginas, de tono metaliterario, donde el autor trata de cerrar el círculo de la serie introduciendo elementos que vinculan con "La sombra del viento" y su personaje emblemático Carax. 

A mí se me ha hecho larga la novela. A pesar de que está bien redactada y revisada, me ha parecido lo mismo de siempre pero mucho más extendido. Zafón recrea, con su suerte de realismo mágico, una Barcelona alternativa, o sea, que no existe, pasada por su visión gótica y fantasmagórica, llena de mansiones decadentes, con salas polvorientas, colecciones de muñecas, almacenes abigarrados, cementerios, bibliotecas desmesuradas, lugares ocultos, un mundo subterráneo al que solo algunos tienen acceso... Abundan los sueños, donde el autor da rienda suelta a su verbo florido para lo fantástico. Y referencias a libros, librerías, clásicos de la literatura, a "letraheridos" (palabra de origen catalán que repite mucho). Tampoco se evitan escenas truculentas, o directamente gore, que recuerdan a películas de terror. En este sentido, Zafón da a sus fans lo que les gusta de él, lo que ha hecho su estilo, mucho más depurado y preciso en lo tocante a la prosa. En ese aspecto poco se le puede reprochar. Más pegas podrían ponerse a la forma de articular el argumento y desarrollar la trama y a alguna escena que busca meramente el impacto teatral, aunque no sea muy lógica.

En resumen, Zafón en estado puro, pero con dosis extra para fans que deseen rematar la serie del Cementerio de Libros Olvidados, para mi gusto bastante buena y entretenida hasta la mitad, luego no tanto, bien escrita, a veces excesiva, atemporal pese a estar ambientada en el franquismo (qué "original"), llena de recursos un poco manidos de folletín clásico (identidades ocultas o falsas, parentescos secretos, secuestros, hombres enmascarados, etc) que remiten a las fuentes de inspiración del autor. Me ha hecho gracia cómo Zafón evita que busquemos anacronismos al decirnos al inicio que los hay...

Off topic: aunque me gustaría que el autor escribiera algo totalmente nuevo y se olvidara para siempre de estos personajes, no estaría mal contar las aventuras de Alicia durante los años en los que no se sabe de su vida. Podría ser interesante, dado que el personaje promete. Ahí queda eso...


¿Qué te ha parecido la crítica? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

jueves, 24 de noviembre de 2016

Entrevista a Ana Ballabriga y David Zaplana, ganadores del Concurso de Amazon para Indies 2016 con "Ningún Escocés Verdadero"

Recientemente se ha fallado el Concurso Amazon para Indies 2016 en el que ha resultado ganadora la novela "Ningún Escocés Verdadero" de Ana Ballabriga y David Zaplana. Los autores han tenido a bien contestar a esta breve entrevista en la que conoceremos un poco sobre su vida y obra literaria. Gracias anticipadas por dedicarnos un poco de tiempo.


1.      ¿Cuál fue vuestra intención al escribir «Ningún escocés verdadero»? ¿Habéis querido transmitir algún mensaje con esta novela? A mí me da que sí...

Desde luego. Creo que todas las novelas tienen algún mensaje, sea pretendido o no por parte del autor.
Cuando nos planteamos una nueva novela, el primer objetivo que tenemos siempre David Zaplana y yo es que sea entretenida, que enganche desde la primera página. Pero, desde luego, pensamos que solo con eso no es suficiente. En este caso nos hemos planteado varios “mensajes” o temas sobre los que nos interesaba profundizar: la construcción de la moral, la presión social y la corrupción de algunas instituciones como la Iglesia Católica.

2.      ¿En qué se diferencia de otras del mismo estilo, género o temática?

Se diferencia en que la hemos escrito nosotros. Ahí comienzan las diferencias. Como todo autor, tenemos nuestra propia forma de sentir la literatura y es lo que plasmamos en las historias que escribimos. Nos apasiona el misterio (es nuestra debilidad), nos interesa profundizar en la psicología de los personajes (hacemos mucho hincapié en esto porque creemos que los personajes son los pilares sobre los que se sostiene una novela) y nos parecía crucial que los lectores tuvieran que reflexionar sobre algunos aspectos de la trama.



3.      A pesar de ser una obra que podría enmarcarse en el género de aventuras, misterio o thriller, parece ponerse bastante acento sobre los personajes, sus formas de ser, sus ideas... Destaca especialmente L, que a mí me ha recordado un poco (en esencia) a Salander, la protagonista de la saga Millenium, de Stieg Larsson. ¿Podéis hablarnos un poco sobre ellos?


Sí, nos han comentado alguna vez que L recuerda en algunos aspectos a Salander, es todo un elogio. L simboliza la libertad. Conocemos cómo ha ido creando, desde muy pequeña, su propia moral a través de experiencias difíciles en un circo ambulante. Creo que L es lo que a muchos nos habría gustado ser, pero no nos atrevemos. 

Elías simboliza el convencionalismo. Es un joven apuesto, con una vida ordenada, que nunca ha asumido riesgos. Sus problemas comienzan cuando L viene a remover todo su sistema de creencias. Ahí no le queda más remedio que cambiar y aprender. Y, como suele suceder, el aprendizaje va acompañado de dolor.

Pero, al margen de los dos protagonistas, hay muchos otros a los que, aunque tengan un recorrido más corto en la historia o sus apariciones sean menores, mimamos. Nos interesa mucho crear personajes con una identidad muy marcada y huir de los caminos ya trillados.


4.      Dado que algunos de los temas de la novela son controvertidos, y hay bastante sexo y violencia, ¿cuál sería el público lector? ¿A quién se la recomendaríais? ¿A quién no?


Antes de lanzar la novela te habría contestado, sin dudar, que gente muy tradicional o personas católicas no serían el público más adecuado. Después de haber compartido encuentros con lectores de muchos tipos nos hemos dado cuenta que la cuestión solamente está en si tienes la mente abierta.  Los pasajes de sexo y violencia se pueden saltar, aunque tengan un sentido dentro de la novela. Para nosotros lo más duro son las cuestiones morales que planteamos.


5.      Habéis publicado varias novelas más a dos manos, disponibles en Amazon. ¿Por qué elegisteis el formato ebook y esta plataforma en lugar de una publicación  más tradicional, en papel, con una editorial? De paso, habladnos un poco sobre vuestras anteriores novelas. ¿Habéis publicado algo con seudónimos?

Elegimos ebook porque las editoriales grandes y tradicionales están muy cerradas a publicar autores noveles. Y si lo hacen, normalmente no suelen tener demasiado apoyo de difusión por parte de la editorial. Las editoriales pequeñas son más accesibles pero normalmente se encuentran con el problema de que sus libros no tienen cabida dentro de las librerías, inundadas por bestseller. Así que la única opción que veíamos viable era la de Amazon.

Publicamos en papel y con una pequeña editorial “Tras el Sol de Cartagena” en 2007. Se trata de una historia de investigación de un misterio histórico por parte de un joven amante de la historia y una chica a punto de casarse y cansada de su vida vulgar. Es un libro que ha funcionado bien tanto en papel como en Amazon, donde lo publicamos también recientemente.

“Morbo Gótico” (Alfaqueque Editorial, 2010) es thriller. Un feminicida recorre las calles de Lisboa. Nicolasa, psicóloga española casada con un policía portugués, inicia una investigación paralela intentando ayudar a su marido mientras que una enigmática mujer comienza a ir a su terapia. Aquí hablamos de los celos y de la falta de comunicación y los problemas que trae consigo. 

“Cruzados en el tiempo” solo la publicamos en Amazon. Es nuestra primera novela, de corte juvenil, y la firmamos como Gaia Sanmartín, que es quien cuenta la historia. Se mezcla ciencia ficción y fantasía, es una novela curiosa y diferente.


6.      ¿Qué os llevó a participar en el concurso de Amazon para Indies? ¿Cómo ha sido vuestra experiencia? ¿Qué esperáis que os aporte ahora que sois los ganadores?

Habíamos deambulado por varias grandes editoriales y agentes literarios. Y estuvimos a punto de publicar pero en el último momento, en la última reunión, la editorial daba marcha atrás. David recibió en ese momento un mail de Amazon anunciando que lanzaba la convocatoria del concurso. Esto junto con la insistencia de una amiga (Blanca, a la que le estaremos agradecidos siempre) de que el futuro era digital, hicieron que diéramos el paso. 
El balance de la experiencia es claramente positivo. Ha sido un proceso muy emocionante. La novela se fue situando bien en los ranking y los comentarios positivos se iban sumando. Cuando finalmente nos informaron de que éramos los ganadores fue algo impresionante. ¡Y más teniendo que aguantar quince días sin decir nada hasta que lo comunicaron oficialmente!
El premio para nosotros es una oportunidad para que nuestra novela tenga visibilidad y pueda llegar a muchos más lectores.



7.      La gente dice que las novelas de indies poseen calidad inferior a las publicadas por editoriales, pero yo he leído novelas de potentes editoriales españolas que están mil veces peor redactadas y revisadas que la vuestra, que enseguida me sorprendió por su factura profesional. ¿Podéis comentarnos un poco cómo es vuestro proceso de trabajo: organización para escribir a cuatro manos, proceso de documentación, de escritura...? ¿Surgen conflictos por diversos enfoques o puntos de vista a la hora de afrontar una escena, situación, personaje, etc? ¿Revisáis mucho?

Te agradezco el comentario. David y yo hablamos mucho durante todo el proceso, es la parte más interesante. Exponemos ideas, hablamos de los temas que nos interesan y perfilamos la trama. A veces discutimos, pero cada vez menos. Trabajamos muy bien en equipo. 

En “Ningún Escocés Verdadero” hablamos de la moral, del arte conceptual y del arte clásico, de algunas cuestiones históricas como el robo de la Cruz de Caravaca, de cátaros y de agotes... Esto requiere una labor de documentación muy importante, nos lleva nuestro tiempo. Después comenzamos a estructurar la historia y a repartirnos las tramas. Y ya, por fin, comienza el proceso de escritura. Una vez terminada la primera versión, la revisamos a fondo David y yo. Además tenemos la suerte de contar con muy buenos lectores cero que son muy intransigentes. Revisamos mucho, lo que es la parte más dura del proceso. La versión actual es la novena y nos ha costado tres años de trabajo.


8.      ¿En qué estáis trabajando ahora? ¿Alguna otra obra en proceso? ¿Alguna primicia que contarnos?

Estamos con una historia a la que todavía le queda muchísimo pero lo que sí es seguro es que abandonamos por un tiempo Cartagena y nos vamos a mi pueblo, Candasnos. Allí transcurrirá nuestra próxima novela.

9. Y, para terminar: ¿algo que comentar, objetar, aclarar o matizar sobre la reseña de «Ningún escocés verdadero» que hemos publicado en el blog? Hablad ahora o callad para siempre…


Nos parece una reseña muy interesante, todas las reseñas lo son siempre que se hagan desde la honestidad. Las reseñas sirven para que los autores tengamos un punto de vista más sobre nuestra novela y así poder mejorar en las siguientes.
En vuestro caso, os caracterizáis por decir lo que pensáis sobre un texto y además lo argumentáis. Así que os calificaría de valientes, doctas y perspicaces. Más cercanas a L que a Elías.

Muchísimas gracias por haberos interesado en nuestra novela.

Gracias por responder a nuestras preguntas.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Ningún Escocés Verdadero, de Ana Ballabriga y David Zaplana

Ningún escocés verdadero
Ana Ballabriga y David Zaplana
424 páginas


Argumento:

Un detective, experto en arte, recibe el encargo de comprar en subasta una peculiar pintura, que se piensa pudiera ser de Bacon. También localizar, antes de la anunciada visita del Papa a Murcia, la Vera Cruz de Caravaca, una importante reliquia sagrada robada hace décadas. Pero pronto descubrirá que ambos objetos están en el centro de una trama retorcida y peligrosa cuyo conocimiento pondrá a prueba su fe católica.

Comentario:

La novela ganadora del último premio Indie de Amazon podría ser catalogada, en razón de su aparente argumento, como un thriller de misterio y de búsqueda de objetos sagrados al estilo del Código Da Vinci y similares... Podría, pero no debería, ya que por debajo de un inicio que promete la repetición de un esquema ya muy visto en este género, la historia, según avanza, va cambiando y tornándose cada vez más oscura y retorcida, hasta llegar a un desenlace ciertamente sorprendente, no solo en lo argumental sino casi más en lo ideológico. 

Durante el primer tercio, que es algo pausado, y centrado más en la descripción de los personajes que en la trama de investigaciones (algo necesario para observar su cambio y evolución posteriores), llegas a creer que transitas por lugares conocidos, y como ya mencioné, bastante explotados en la literatura reciente. Sin embargo, a partir de que Elías, el personaje principal, el detective, se pone en marcha y comienzan a desvelarse los misterios, y él a sufrir reveses, observamos que, aunque se intuyen algunas cosas (como el parentesco de ciertos personajes), el desarrollo de la mayor parte de la trama resulta imprevisible. 

Contribuye a tal imprevisiblidad la estructura adoptada, que, aunque no es novedosa (intercalar hechos del presente y del pasado, puntos de vista de varios personajes, dejando en el misterio la identidad de alguno de ellos), sí que funciona bastante bien para crear intriga, y se nota pensada y trabajada. De igual modo, la adecuada dosificación de la información ayuda al lector a reconstruir en su mente los hechos y a explicar lo anterior, a atar cabos y formular hipótesis.  Me ha gustado que no se oculte en demasía al "villano" de la función (o uno de ellos). Muy astutamente se deriva la intriga hacia otros puntos; no es tanto averiguar quién ejecuta las maldades, sino la razón por la cual lo hace, y que es donde se encuentran las mayores sorpresas. 

A diferencia de otras novelas de "misterios religiosos", el objeto inicial de la búsqueda es un mero "macguffin" que oculta un secreto mucho mayor, y dentro de lo que cabe, bastante original y arriesgado en su planteamiento.

Aunque no es la primera ni la única historia de esta índole que crítica a la Iglesia Católica, no podría decirse que sea "arreligiosa" o "antirreligiosa", ya que parece oponerse a la corrupción de las instituciones y de sus representantes la búsqueda de una religiosidad más personal y mística, de un cierto tono maniqueo (en el sentido dualista e histórico de la expresión). Y es que, como en las novelas de este "género", hacen su aparición (o son mencionados) movimientos de creencias dualistas como los cátaros, los gnósticos (relacionados todos ellos con los "maniqueos" o seguidores de Mani), los agotes, el símbolo de la pata de la oca... pero a diferencia de la mayor parte de las otras, no se sueltan rollos relacionados con estos, con propósito didáctico, sino con una función en la trama, al servicio del "mensaje".  También destaca su talante políticamente incorrecto y su "inversión de valores" casi al estilo de Nietzsche, y en coherencia con la ideología gnóstica, sobre todo en relación con el tratamiento del sexo o las drogas (algo muy importante en la novela, y en las motivaciones de los personajes).

Sobre este particular, hemos de decir que no es una novela apta para todos los públicos, y que las personas con sensibilidad o moral convencional quizás no encuentren agradables bastantes de las situaciones descritas, bastante atrevidas. No me refiero a descripción de actos sexuales solo, sino a que, por ejemplo, tenemos una chica de doce años que disfruta del sexo (consentido) o varios lances incestuosos, pero desde un punto de vista positivo, sin carga culposa ni nada por el estilo. También hay actos sexuales perpetrados por la clerecía. Y violencia explícita, que incluye crímenes, torturas, violaciones... 

Si tuviera que ponerle pegas a la novela, diría que empieza algo lenta, luego toma velocidad, en algunos pasajes excesiva, y luego, por fin, encuentra el ritmo adecuado y acelera de un modo conveniente para preparar el desenlace y aumentar la intriga. Otra cosa que me ha parecido algo exagerada son los vínculos familiares controvertidos (a pesar de que están justificados por el "mensaje liberador")... y, sobre todo, el final, algo rocambolesco... o muy rocambolesco. Lo más curioso es que si cuento el argumento y su desenlace, me resulta algo "surrealista" y descabellado, pero no tenía esa impresión cuando lo iba leyendo, demostración de que los autores han logrado suspender mi incredulidad lo suficiente como para meterme en la historia (aunque es algo chirriante que cierto recurso sirva lo mismo para despertar la creatividad que para dar fuerza física y otras cualidades). También podría haberse moderado la exposición de la moral de la protagonista (en algún momento demasiado discursivo y sermón, pero tampoco es que moleste mucho. He visto cosas peores. Además, ella misma matiza y posee cierta autocrítica).

En lo formal, la redacción es correcta. En líneas generales, está bastante bien acabado, algo que, y no quisiera que sonara negativo, no suele verse en los libros autoeditados en Amazon. Se nota enseguida que tiene una hechura profesional y que ha sido pensada y estructurada con oficio.

Otro punto fuerte es el personaje de L., que a mí me ha recordado un poco a Salander (la de la saga Millenium), salvando las distancias, por su moral tan "peculiar", su coherencia y su valentía. Elías es algo menos fuerte como personaje, pero representa bien su rol de hombre de moral católica, en apariencia sin dudas, pero que cambia según va recibiendo información. El  Papa no me lo he creído mucho, no por lo que piensa, sino porque lo explicite de manera tan cruda.

En resumen, una novela curiosa. No voy a decir que sea alta literatura; imagino que sus autores no pretendían tan cosa, pero entre las miles de aventuras con temática religiosa destaca por su atrevimiento, una documentación adecuada (sin meter wikis a lo bestia, sino donde procede), reflexiones interesantes y diferentes sobre la iglesia, la religión, la moral, la creatividad en el arte, las drogas, y otros temas... Además, no está mal escrita y mantiene la intriga hasta el final, pese a su trama algo extravagante. El título, por cierto, es un ingenioso juego de palabras que alude a una falacia lógica y a la vez al circo donde viven algunos de los protagonistas.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)