viernes, 22 de junio de 2012

Que sea la última vez..., de Màxim Huerta

Editorial: Martinez Roca, 2012
Colección: MR Narrativa
320 páginas
16,50 €

Argumento:

La concesión del Premio TP a Toda una Vida hace reflexionar a la presentadora Margarita Gayo sobre su profesión y su futuro.

Comentario:

Esta es la reedición con nueva cubierta y título “recortado” (el original era “Que sea la última vez que me llamas reina de la tele”, 2009) de una obra cuya más que correcta redacción resulta poco habitual en una primera novela que cuenta además con ingenio, sentido del humor y una apreciable cultura literaria, cinematográfica y musical, todo ello incluido con tal sutileza en el texto que si no se sabe de lo que se habla (citas, referencias) pasará desapercibido.

Escrita a modo de diario poco convencional que incluye diálogos, la carta de la revista TP, pasajes del contenido de varios programas o recuerdos del pasado, pronto se percibe que está bien estructurada (detalles que se retoman a posteriori etc), que su autor sabía lo que quería contar y cómo conseguir que la historia progresara sin prisa ni pausa.

El Premio a Toda una Vida concedido por TP es el desencadenante de una crisis que afecta a Margarita en lo personal y lo profesional, punto de partida de un recorrido por la televisión que puede despertar cierto “morbo” entre quienes sepan que el autor es co-presentador en “El programa de Ana Rosa” y quieran buscar la identificación de algunos de los personajes de las novelas con personas reales.

Quizá por eso hacen “apariciones estelares con frase” conocidas presentadoras de éxito como la misma Ana Rosa Quintana o María Teresa Campos, además invitadas al programa de la Gayo como Lolita, Ana Belén etc, que se utilizan también para mostrar algunas interioridades, exageradas o no, del mundo televisivo: la preocupación por los índices de audiencia, la rivalidad entre presentadoras de diferentes cadenas o el culto a una juventud e imagen mantenidas merced a la cirugía plástica.

Al estar narrada por Margarita, la historia profundiza en ella y sus circunstancias (cómo  se comunica con quienes le rodean, la tendencia a la cleptomanía y los baños de masas cuando se siente mal, la diferencia entre lo que cree sentir por su marido y lo que siente en realidad, la superficialidad mezclada con reflexiones profundas y cultas), y aunque hay otros personajes no están tanto ni tan bien definidos.

Destacarían Ramiro, marido al que está acostumbrada; la liberal amiga Marina, de quien acaba imitando ciertas actitudes; la secretaria Antonia, que responde entrevistas por ella y se adelanta a sus deseos; el joven Willy, que representa el reencuentro con la pasión; y otros apenas perfilados, como su hija Eva, si bien todos cumplen una función, siempre a través de la mirada subjetiva de la Gayo.

Si la concesión del TP es el desencadenante que hace reflexionar a Margarita sobre su vida y su trabajo (61 años, rivales veinteañeras, matrimonio aburrido), quizá que el viaje iniciatico (a París) hacia una nueva vida se traduzca sobre todo en una aventura con un joven modelo de 23 años pueda parecer una reacción frívola, aunque también muestra que aún se puede ser una mujer atractiva y sexualmente activa, y vivir (disfrutar) plenamente.

Igualmente, se puede echar de menos un suceso más  impactante que el TP para justificar la decisión que toma al final, ese discurso pronunciado al recoger el premio, un 23 de febrero, en el que la Gayo quema sus naves diciendo lo que piensa del mundo mediático, lágrimas de sangre incluidas, y marca el verdadero inicio de una nueva vida en la que preparar sus memorias, si bien lo cierto es que se trata de una novela bien escrita y desarrollada, entre la comedia y el melodrama, además de entretenida.



Enlace relacionado: - Web de Màxim Huerta


 Màxim Huerta ha publicado también:


- El susurro de la caracola (MR, 2011)

- Una tienda en París (MR, 2012) Reseñada en este blog

- La noche soñada (espasa, 2014) Reseñada en este blog

- No me dejes (Ne me quitte pas) (Espasa, 2015)


***T***


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta, no seas tímido.