viernes, 15 de agosto de 2014

Redshirts, de John Scalzi

Redshirts
John Scalzi
Editorial Minotauro
311 páginas


Sinopsis:

El oficial Dahl es enviado a la Intrepid, nave intergaláctica que realiza peligrosas misiones en el espacio profundo. Pronto se empezará a dar cuenta de la gran cantidad de compañeros suyos que mueren… Algo extraño se cuece en la Intrepid. Un veterano llamado Jenkins, que se esconde en los almacenes de la nave, le dará la clave del enigma…


Comentario (con SPOILERS):

El título de la obra hace referencia a los "camisas rojas", personajes que en la serie de TV "Star Trek" solo servían para morir cada capítulo, dada su cualidad de extras. En la obra que nos ocupa, ambientada en una nave galáctica y unos ambientes futuristas similares a la famosa serie ya citada, los personajes empiezan a percatarse de que algo extraño sucede al haber un índice de muertes en las misiones en exceso elevado (muerte de la que siempre se libran cinco oficiales principales, de manera misteriosa).

Sin que se sepa muy bien por qué, un personaje imagina que algo que él llama "la narrativa" (el guion de una serie real que existió en el pasado de otro mundo) influye sobre ellos para que así ocurra. Tras unos primeros capítulos donde asistimos a varias aventuras de space opera en planetas exóticos que sirven para presentar a los personajes y mostrar lo extraño e incoherente de las situaciones, entramos de lleno en la parte metaliteraria de la novela en la cual se rompe la "cuarta pared", la que separa la ficción del mundo real y permite a los personajes interaccionar con sus autores en este caso. No es que sea un recurso muy novedoso. La literatura y el cine cuentan con variados ejemplos, más o menos logrados (conocidos son los diálogos de Unamuno con sus personajes) 

Aquí, al tratarse de una parodia, el efecto encaja con cierto decoro dentro del tono desenfadado. El que sea eso, una parodia de los seriales televisivos del espacio y en concreto de Star Trek, también hace que no se tengan tanto en cuenta los errores lógicos (o dudas que suscitan los hechos, como por ejemplo, la forma en que la "narrativa" influye sobre el universo donde habitan los protagonistas, que no es un mundo ficticio, sino supuestamente real, paralelo y anterior a la existencia de la serie). Sin embargo, se echa de menos una mayor profundidad de los personajes, demasiado numerosos y muy poco desarrollados, así como alguna explicación algo más coherente.

Construida casi por entero con diálogos, guionizada más que narrada, la novela tiene en el humor y los parlamentos ingeniosos su mejor baza, aunque al parodiar un género muy concreto, muchos chistes y gracias no se pillan si no se conocen las convenciones o si no se han visto esas series. 

Pero no solo se trata de una burla de ciertos lugares comunes y soluciones absurdas de estas series, propias del lenguaje televisivo, sino que se intenta hacer una reflexión más amplia sobre la narración, los creadores, la influencia de la realidad sobre la ficción y viceversa e incluso sobre la creación, la responsabilidad del creador, Dios, la libertad humana, etc, aunque a veces resulta fallida, forzada y algo artificiosa. 

Consta de dos partes muy bien diferenciadas. Por un lado la más extensa, donde se cuentan las aventuras de los miembros de la tripulación del Intrepid, nave trasunto del Enterprise de Star Trek, las especulaciones sobre su libre albedrío como personajes y su enfrentamiento al "creador" tras un viaje en el tiempo (y supongo que también entre mundos, sino no tendría sentido), la cual termina de un modo abrupto y poco satisfactorio con una "broma" del autor hacia el lector que a mí personalmente no me ha hecho mucha gracia. 

La última parte del libro está compuesta por tres "codas" que resultan anticlimáticas y no aportan absolutamente nada al resto, en especial la primera, donde el guionista se queja de sus traumas creativos. Si no existieran estas codas, la obra mejoraría mucho, más que nada por el descenso de páginas. 

Por cierto, no entiendo la no traducción del título original como "Camisas Rojas". Hubiéramos entendido el chiste igual.

En resumen, una novela metalitearia y metaficticia, que trata de analizar, desde un punto de vista humorístico, los tópicos de ciertos géneros, y, basándose en ello, obligarnos a pensar en la relación entre el creador y la divinidad y en otros temas de índole filosófica, un poco irregular, con  un final que no me ha gustado y donde, por encima de todo, destacan los ingeniosos diálogos, que la salvan y la hacen en muchas partes agradable de leer y hasta divertida. Vamos, que te ríes con algunas ocurrencias.


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión. Insultos o comentarios personales sobre las administradoras no saldrán publicados, solo comentarios de los libros.

2 comentarios:

  1. Me lo he leído un poco en vertical por eso de los spoiler, aunque finalmente veo que es un poco irregular y no te ha gustado el final, no sé si el hecho de que sea una lectura (por otro lado) divertida será suficiente para animarme a leerlo, con la de libros que hay... ;)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. pues pinta muy bien.. se la voy a recomendar a un amigo trekkie para que se ría un rato! Un besazo

    ResponderEliminar

Comenta, no seas tímido.