lunes, 10 de julio de 2017

El destino del Tearling (La Reina del Tearling 3), de Erika Johansen

El destino del Tearling (La reina del Tearling 3)
The Fate of The Tearling
Erika Johansen
Traductora: Gemma Rovira Ortega
PLAZA & JANÉS
528 páginas

Argumento:

Desenlace de la trilogía del Tearling: Kelsea, prisionera de la Reina Roja se enfrenta a sus enemigos en su afán por salvar de la destrucción el reino, al tiempo que sigue teniendo visiones del pasado, en esta ocasión de los sucesos acontecidos después de la Travesía de William Tear.


Comentario:

El último libro de esta trilogía me ha parecido el más extraño de todos. En primer lugar, porque la protagonista, Kelsea, en realidad sale muy poco, algo que sorprende habida cuenta de su importancia en la historia. También resulta bastante inusual que se dediquen decenas de páginas a personajes secundarios y tramas que, una vez terminado el libro, se ve que no aportan nada  (lo de Javel, por ejemplo).

En este tomo, la magia aparece de forma profusa, pero sigue sin explicarse de forma coherente de dónde proviene y cómo es utilizada. Todo tiene un cierto aire de improvisación y aleatoriedad, que no hace muy creíble lo que ocurre. Especialmente, se nota en la parte de flashback que narra la caída del mundo utópico creado por Tear, trescientos años antes de la época de Kelsea. No se sabe muy bien de dónde saca Row Finn la magia (sí, los zafiros, pero ¿qué explicación hay de estos?) y por qué se transforma, ni recuerdo tampoco que se diga por qué cierto personaje es inmortal (se alude a una maldición, pero vamos, no queda muy clara la cosa).

Aunque la historia es entretenida, hay partes donde se estanca, y que coinciden con la intervención de esos personajes sobrantes (Javel, Aisa). Hacia el final toma velocidad; los acontecimientos se precipitan pero por causas extrañas y sobrenaturales, en medio de un marco de caos y confusión derivado de la caída del reino Mort.

Un punto a favor de la autora es que evita el maniqueismo en algunos personajes, como el de la Reina Roja, que se desdibuja en la tercera parte, pero al tiempo, deja salir su parte más humana.  Otro, es que introduce temas más profundos de lo habitual, con algunas valoraciones sobre los peligros de las utopías, de la tiranía,  etc, además de otras consideraciones digamos más filosóficas y éticas (la situación de la mujer, la violencia contra los menores). Sobre todo, destaca que no hay una parte romántica, como suele ser habitual en los libros juveniles, y sí una cierta violencia (a veces excesivos los detalles gore y de terror).

La parte más polémica de la novela es el desenlace, donde la protagonista toma una decisión radical que implica su propio sacrificio en cierto modo... En realidad, ella es la única que sale perdiendo con este giro. A mí no me ha desagradado tanto el final como esperaba. No es de mi tipo de finales favoritos, a decir verdad, detesto que los autores hagan eso, pero quizás en el marco de esta historia no queda tan mal, aunque resulte deprimente y frustrante para los lectores... Además, también es muy discutible que ocurran los hechos como dice la autora solo por un cierto cambio... Me parece todo demasiado idílico, aunque cuadre con el mensaje que se quiere dar.

En resumen, un libro raro y desconcertante, con un final aún más extraño, que remata esta trilogía del Tearling. Para mí ha sido una lectura entretenida y curiosa, pero creo que, a pesar de algunos destellos puntuales de la autora, la calidad es mediana más que nada porque no ha sabido cortar lo que sobra. Eso sí, por encima de los libros juveniles que suelo leer, y también por encima de muchos libros de fantasía adulta, más que nada porque tiene contenido más allá de la trama.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

4 comentarios:

  1. Hola!! Una gran reseña, tendré en cuenta este libro. Es la primera vez que me paso por aquí, así que ya me tienes como seguidora. Te invito a mi blog por si quisieras pasarte, sin compromisos. Besos!! elaventurerodepapel.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. He leido el libro y estoy completamente de acuerdo. Me parece que los anteriores libros eran maravillos Erika consiguio unir un mundo futurista distopico con una novela de fantasia, pero este ultimo esta narrado de forma alocada y hace que algunas partes sean monotonas y aburridas.
    Tambien opino que se ha dejado un millón de preguntas sin contestar preguntas que para mi gusta eran muy relevantes en la historia, como cual de los dos padres de Kelsea tenia sangre tear, el pasado de maza, como consigui Row los niños o que eran esos niños, que paso con katie despues de que escapara, o porque kelsea se parecia a lily, y porque la reina roja le tenia miedo a lily y se llevo su caudro de la ciudadela, etc.
    Respecto al final todos los sentimientos que tengo son para mal la verdad no entiendo porque ese giro a la historia y ese final tan confuso y deprimente. Todo el mundo queria ver a kelsea con un final feliz en el cual derrotara a row, destruyera los zafiros y se sentara en su trono a governar el tear sin cometer los errores que todos sus antecesores habían cometido,( y de paso que pen y ella acabarn juntos) creo que ese final seria tipico pero mejor que este

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el principal problema de la obra es que no se aclara muy bien con el tema de la magia, que, a fin de cuentas, es lo que resuelve todas las situaciones y propicia también la existencia del Tear. A mí es que no me quedó nada claro cómo fue el tema de la travesía. bueno, sé que usaron las gemas de Tearling y todo eso, pero es que no se sabe mucho más sobre el origen de tales gemas. Las explicaciones son muy pobres y pilladas por los pelos. No terminas de creerte lo que pasa. Y lo de Row y los niños vampiro es muy raro; no encaja con el resto de las cosas. Luego está el cambio físico de Kelsea de fea a "guapa", al cual no le veo el sentido.

      En cuanto al final, sí, es ese tipo de finales que te pueden hundir en la miseria. A mí me recordó un poco a "Regreso al futuro" cuando Marty McFly vuelve y su presente es radicalmente distinto para "bien", pero... ¡a mí me horrorizaría ver a mis padres como unos desconocidos! Algo así pasa en esta novela. Que para mí es muy deprimente ver que nadie sabe lo que ha pasado, salvo Kelsea, y encima ella tiene a su madre, pero es que para ella ni lo es, no han tenido "trato". Vamos, es así como yo lo interpreto. Para mí es una ficción, una mentira eso que vive Kelsea ahí. Lo verdadero era lo "otro".

      Eliminar

Comenta, no seas tímido.