Mostrando las entradas para la consulta josé carlos somoza ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta josé carlos somoza ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

lunes, 13 de diciembre de 2004

La caverna de las ideas, de José Carlos Somoza

 La caverna de las ideas
José Carlos Somoza
Editorial Alfaguara
432 páginas

 

Argumento

Unos crueles asesinatos de jóvenes tienen lugar en la Atenas de Platón. Diágoras, miembro de la Academia platónica contrata al Descifrador de Enigmas, Hércules Póntor para que averigüe quién ha matado a un joven discípulo suyo, mutilándolo y arrancándole el corazón. Hércules pone en marcha su investigación. Al mismo tiempo, el traductor de la novela de Hércules empieza a observar inquietantes mensajes ocultos en el texto, y poco a poco le entran sospechas de que la muerte del anterior traductor, un tal Montalo, tiene que ver con lo que ocurre en ella...

Comentario

No se puede negar que Somoza tiene imaginación y ganas de no hacer lo mismo de siempre, sobre todo a nivel de la estructura de la novela. Se trata de un relato que contiene a otro que a su vez es otro relato con un significado filosófico, como en un juego de cajas chinas. 

El relato del traductor se introduce a través de las notas al pie, donde vamos asistiendo a las crecientes dudas y sospechas del personaje, que cree ver en la novela imágenes que se repiten a fin de resaltar un mensaje oculto que tiene como clave los doce trabajos de Hércules (eidesis). Quizás las primeras notas del traductor resultan monótonas y repetitivas en su afán por demostrarnos que hay algo oculto en el primer texto, y su historia no es todo lo poderosa que debería haber sido, aunque cuando llegas al final y comprendes la naturaleza de ese “traductor”, en realidad un artificio de otro autor totalmente distinto que incluso está presente en el primer libro, el de Hércules, te parece más justificado todo. 

El final es sorprendente y muy metaliterario. De todas formas, creo que le sobran algunas páginas de la investigación de Hércules Póntor, y le faltan de la del Traductor, lo que no quita que no sea muy original.

Está escrito con sencillez en cuanto a prosa. Se lee fácil pero no es un texto complaciente en el sentido de ser una especie de demostración filosófica, con la teoría de las ideas y el mito de la caverna como telón de fondo.

Quizás algunos lectores pueden sentirse defraudado con la conclusión de la novela. Ese tipo de finales en los que se revela que todo no ha sido más que un sueño o una ficción, un juego. A mí sí me ha gustado, aunque podría haber sido incluso más ambicioso el autor. Viendo lo que hay últimamente, esta novela resalta. 

También en el otro libro de Somoza que leí “La dama número trece” se apreciaba ese navegar entre dos aguas, entre la literatura comercial y sus exigencias y el deseo de ir más allá. Puede decirse que Somoza es representante de un tipo de literatura comercial de “calidad” que no se da con frecuencia en nuestro país. 

Creo que leeré más obras de este autor.


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

martes, 8 de febrero de 2005

La dama número trece, de José Carlos Somoza

 La Dama Número Trece
José Carlos Somoza
Grijalbo Mondadori
456 páginas
Género: terror, misterio, fantasía
  


Argumento

Salomón Rulfo tiene un peculiar sueño que lo lleva a una mansión, donde conoce a una enigmática mujer. Será el punto de partida para un descubrimiento escalofriante...


Comentario

Lo bueno:

Argumento y tema no demasiado explotados en la narrativa en lengua española.

Novela de terror donde se describe una secta de trece hermanas brujas que desde las sombras dominan al ser humano. Se dedican a inspirar a los poetas para que ellos les entreguen ‘versos de poder’ (filactelias) que son los que les permiten realizar actos de magia asombrosos, como resucitaciones de muertos y tormentos varios. Son tenebrosas, pueden tomar las formas que quieren y se divierten torturando a la gente. En el seno de la secta hay una jerarquía rígida y unas normas que no se pueden violar. También hay disensiones y luchas entre las brujas. La historia del libro trata del derrocamiento de una de ellas y su posterior recuperación del poder.

Hay elementos novedosos y acertados como el uso de los versos de poder, o la naturaleza de las brujas, cuyo origen, sin embargo no se explica, las imagos o almas de ellas, que se pueden anular o activar, etc...
Se lee fácil, en unas pocas horas y de un tirón. El número de páginas engaña mucho. El libro es más corto de lo que aparenta, debido a la extensión de los diálogos y a la fluidez y rapidez de la narración.

No abruma con ‘documentación’, se centra en la historia y en la creación de la fantasía, y nombra datos históricos en contadas ocasiones y brevemente.

Algunas sorpresas inesperadas, como cuando se descubre quién es el ‘contenedor’ de la Dama Número Trece  o se desvela el verdadero plan que subyace. El libro no permite anticipar el final, lo cual es un mérito.

A los afectos a este tipo de literatura de género le serán gratas ciertas escenas escalofriantes, que en espíritus sensibles, podrían causar miedo. Buena atmósfera de terror, irrealidad y magia, sin recurrir a tópicos demasiado manidos.

Recuerda en algunos puntos al ciclo de películas de Darío Argento sobre las ‘Tres Madres’, la Mater Lachrimarium, Mater Tenebrarum y la Mater Suspiriorum, que desde sus tres casas tratan de imponer el Mal y guardan las puertas del Infierno. La ambientación y onirismo del libro también tienen cierta relación con estas películas entrañables de serie B terrorírica. (Ver películas ‘Suspiria’ e ‘Inferno’) Yo lo veo como una especie de homenaje.

Creación de una nueva mitología propia del autor basada en datos históricos y literarios.

Destacaría el personaje de Raquel, cuya evolución y descripción resulta original. Es, sin duda, el mejor personaje, en lo tocante a interés y desarrollo.

Lo malo:

Prosa demasiado esquelética, aunque precisa (adecuada al contexto y eficaz) y correcta (no se aprecian errores ni gazapos, cosa rara. Últimamente, abundan los textos mal corregidos en libros publicados). En algunos tramos explicativa y fácil; en otros grandilocuente.

Apenas hay descripciones o momentos de relief. Los personajes son demasiado esquemáticos en especial los secundarios. No se profundiza en ellos. Quizás esta es la parte más débil de la novela. Las relaciones entre personajes tampoco están muy bien desarrolladas, aunque se podría achacar al hecho de que se trata de una historia de género, donde importa más la intriga que los personajes.

El inicio es un poco confuso y en exceso rápido. El argumento es a veces enrevesado, pero no siempre, si uno hace un esfuerzo.

Al principio te da la impresión de que suceden demasiadas casualidades (como cuando el protagonista le cuenta a su ex profesor sus sueños y experiencias en la casa de Lidia Garetti y éste le habla de que algo parecido le ocurrió a su abuelo, que era poeta y le nombra al experto Rauschen que investigó el tema de las doce damas), aunque al final, el narrador, con gran picardía, hace que todo encaje al justificar que fue obra de una de las brujas, que lo preparó para que así sucediera. No sé si es apaño del autor o ya estaba previsto de antemano. En todo caso, revela inteligencia por parte del autor y respeto al lector (por desgracia, abundan libros que dejan cabos sueltos e incoherencias en la trama, que siempre resultan desagradables de leer).

En resumen:

Buena y efectiva novela de género terrorífico y fantástico con reminiscencias de cierto tipo de cine de serie B, ágilmente narrada, imaginativa, con sorpresas y detalles curiosos, cuyos puntos débiles son los personajes y una prosa quizás en exceso impersonal. Con un poco más de empaque y contenido podría haber sido una gran novela, no sólo de género (que ya lo es) sino también de literatura mainstream. Un soplo de aire fresco en el panorama anquilosado, costumbrista y vulgar de la literatura española.

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Zig Zag, de José Carlos Somoza

 Zigzag
JOSE CARLOS SOMOZA
PLAZA & JANES EDITORES, S.A.
528 pgs
 

Argumento:

Una joven física se siente amenazada por fuerzas oscuras, e, inmeditamente, relaciona esos sucesos con un experimento en el que participó hace años, relacionado con la teoría de las cuerdas y la manipulación del tiempo. Uno por uno, sus compañeros en aquel experimento van muriendo atrozmente torturados.


Comentario:

Es la tercera novela de Somoza que he leído y me ha parecido más similar a La Dama Número Trece que a la Caverna de las Ideas. Sigue la línea de lo que se ha dado en llamar "literatura comercial de calidad". Bueno, digamos que en este caso hay menos experimentación que en La Caverna de las Ideas, y casi tanta truculencia como en La Dama Número Trece

Aunque tiene elementos de ciencia-ficción y también de terror, el esquema es el de una novela thriller, o policiaca, donde se trata de descubrir a un asesino, peculiar eso sí, aunque no totalmente original (recuerdo algo similar por ejemplo en la película de "Planeta Prohibido").

Así pues la trama y resolución son algo previsibles, aunque el autor da varias vueltas de tuerca tratando de despistar al lector y de crear falsos culpables. La verdad es que este libro me ha parecido muy cinematográfico, pero en el peor de los sentidos. Es decir, que parecía que estabas viendo una película de terror de serie B americana, con todos los tópicos habidos y por haber y además un exceso de descripciones supuestamente desagradables y "fuertes" para impactar en las almas cándidas (el asesino parte en rodajitas a sus víctimas y los destripa con una saña realmente increible).

Algo que resulta muy cargante es la cantidad de anticipaciones y advertencias del autor del estilo de "no sabían lo que les esperaba", "Si hubiera sabido tal...", "pero eso no era más que el principio". No las copio literal del libro, porque no lo tengo delante, pero hay decenas de apostillas de esta clase.

El inicio es algo lento también, y creo que hay una sobrecarga de páginas y de personajes para lo que cuenta.

El tema, sin embargo, es interesante, ya que habla de la posibilidad de contemplar escenas importantes de la Historia (la crucifixión de Cristo, etc) y se apunta incluso una cierta "reflexión ética" sobre los límites de la ciencia, que no obstante, queda muy corta y superficial, y tópica ("nos hemos metido en terrenos de Dios y por eso hemos sido castigados, blabla", y similares). Lo que es muy forzado es suponer que la contemplación de tales escenas pueda causar los efectos sicológicos descritos en el libro...

Como novela de entretenimiento está bien, sobre todo para quien guste de estos temas y argumentos enrevesados solo en apariencia.

La protagonista es la típica científica a la que no le preocupan cosas externas a ella, con no muy buenas relaciones con los hombres, competitiva, genial, huraña.... pero "tía buena", eso sí. En el resto del reparto hay un enamorado platónico de buen carácter, y su amigo, todo lo contrario, un tipo super-desagradable y obsesionado con el sexo (ya solo por esto se ve que no es el "malo", porque parece demasiado "sospechoso"), y una amplia variedad de científicos locos, excéntricos y también geniales...

He leído cosas mejores, pero esta al menos no me aburrido, y es decir mucho ya, en los tiempos que corren... pero el Nobel creo que no se lo darán a Somoza...


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

jueves, 11 de noviembre de 2010

El cebo, de José Carlos Somoza


El Cebo de José Carlos Somoza
Editorial: Plaza & Janés Editores
488 páginas
 23,90 €

Argumento:

La joven Diana Blanco actúa como cebo para atrapar peligrosos delincuentes.

Comentario (con algún Spoiler):

Quien haya leído la obra del autor quizá encontrará ciertas similitudes con otras de sus novelas, en especial "Clara y la Penumbra", con la que comparte la exploración extrema de situaciones poco convencionales (en una se utilizan a personas - casi siempre mujeres, protagonistas en ambas historias - como "cuadros", en la otra como cebos) complementada con una trama policiaca, que tiene más relevancia en "El Cebo".

La redacción mayoritaria en primera persona, al tiempo que muestra el punto de vista de Diana, centra mucho la atención en este personaje, descuidando la definición del resto, quienes son vistos únicamente desde su perspectiva y opinión. Quizá la intención del autor sea, además de hacer las vivencias de la protagonista más cercanas, informar sólo de lo que ella sabe, sobre todo de cara a los distintos golpes de efecto que se suceden a lo largo del relato, varios de ellos algo "tramposos", ya que la protagonista omite detalles que conoce, como los relacionados con lo que sucede en el último capítulo.

La novela se divide en dos partes principales. Una de ellas se ocupa de los psinomas, sus máscaras, las filias y, a partir de ahí, las consecuencias sociales y su aplicación en la resolución de crímenes, al estilo de los perfiladores que realizan retratos psicológicos de algunos psicópatas y más allá, como arma contra ellos, o el precio que pagan los cebos, que en ocasiones afecta a su salud mental. La otra comprendería los problemas de Diana, tanto familiares (su hermana menor, Vera, también quiere ser cebo profesional) como con un trabajo que intenta dejar, o la aplicación sobre el terreno de las "máscaras" en la caza de un asesino en serie dominado por su filia, apodado "El Espectador".

La parte dedicada  a la presentación y desarrollo de estos impulsos ingobernables y a explicar su relación con las obras de William Shakespeare, que supone bastante conocimiento y análisis de su trabajo, es lo más novedoso de la historia y está bastante aprovechada, aunque quien no conozca el teatro del autor quizá no capte del todo las asociaciones que se hacen, pese a los breves resúmenes que se incluyen en el texto (en ocasiones demasiado explicativos y/o insertados con poca naturalidad).  

El autor dedica la segunda mitad de la novela, más convencional que la primera, a la resolución de varias tramas de misterio y asesinatos, incluyendo pasajes de violencia y varias "sorpresas", en un crescendo de revelaciones algunas más previsibles que otras (el papel del mentor Víctor Gens...) con una inusitada acumulación de villanos, alguna "resurrección", una pormenorizada confesión (uno de los poco capítulos en tercera persona) carente de verosimilitud (un simple comentario de Diana hace que le cuente todo lo que ha hecho) o el mencionado golpe de efecto del final, del que no se han dado pista que permitan hacer una asociación mental a posteriori como sí sucede en otro de los casos, asociado al prólogo que abre la novela.

En resumen, una novela que quizá sorprenda a quien no conozca la producción anterior del autor, que intenta equilibrar la parte más "reflexiva" con la de misterio, algo convencional y tramposa en su resolución, correctamente redactada y una lectura entretenida.


*** T ***

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.