Mostrando las entradas para la consulta mario escobar ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta mario escobar ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

miércoles, 7 de noviembre de 2007

El Mesias Ario, de Mario Escobar


  
Argumento:

1914. Tres profesores extranjeros que aparentemente no tienen relación entre sí, aparecen con horribles automutilaciones en las salas de la Biblioteca Nacional. Los agentes Hércules Guzmán Fox y George Lincoln, acompañados por la joven Alicia Mantorella, se verán obligados a desentrañar un enigma mucho más grande de lo que parecía al principio (revelado a través de un libro escrito por Vasco Da Gama, donde se nombra a un cuarto Rey Mago y la posibilidad de un futuro Mesías Ario), y para ello recorrerán varias ciudades europeas, evitando a peligrosos terroristas, sectarios, espías, etc..., con el telón de fondo de los acontecimientos políticos que precipitaron el inicio de la I Guerra Mundial.


Comentario:

En el segundo libro de Mario Escobar, autor de "Conspiración Maine", podemos apreciar una sustancial mejora en cuanto al uso de las estructuras narrativas y los recursos literarios. Lo que en el libro anterior se apuntaba, aquí ya está plenamente desarrollado, con una mejor planificación de escenas y de la trama, que configura una novela de género de ritmo sostenido y con la inclusión de giros dramáticos que acrecientan el interés. Por ejemplo, cuando se descubre que cierta conclusión a la que habían llegado no era lo que todos creían, y eso produce un vuelco en la investigación.

La palabra "interesante" es quizás la que mejor define la novela. No solo por la aventura en sí misma, que contiene los ingredientes clásicos (investigación, pistas, un libro misterioso, leyendas y profecías que amenazan al mundo), sino también por los temas que toca, no muy trillados (o en algún caso nada trillados). Así que nada de alquimias, griales ni templarios. Mario Escobar, historiador, nos habla en las páginas de su libro de Artabán, el cuarto Rey Mago, y de otros asuntos poco conocidos (lo relativo a Vasco de Gama). Es posible que para personas interesadas, la parte donde se desgranan las vinculaciones de la ariosofía, teosofía y otras corrientes mágicas, con los orígenes profundos del nazismo sean de común conocimiento, pero intuyo que el lector medio encontrará novedosas estas informaciones, en especial la visión de ciertos personajes históricos que luego darían mucho que hablar. Es una oportunidad para conocer a Haushofer (inspirador de descabelladas teorías como la de la Tierra Hueca), Von List (un benedictino renegado y racista, antisemita), Madame Blavatsky (fundadora de la Teosofía), Nietzsche (filósofo manipulado y tergiversado hasta la saciedad) y muchos más.

La división del libro en tres partes marca muy bien los diferentes estadios de la novela, que va avanzando y metiéndose en nuevos temas a medida que pasan las páginas. En la primera, se presenta a los personajes y al misterio que investigan. La presentación es sobria, pero efectiva, quizás debido a que los personajes ya son conocidos. En la segunda, van descubriendo novedades y hay sorpresas. Es difícil hacer el comentario de la que más me ha gustado, que es la última, para no destripar las sorpresas, pero incluso a mí, que estoy harta de leer libros y de anticipar los desenlaces, se me pasó por alto lo más obvio, lo relacionado con el Mesias Ario que ha de venir.

Hay menos personajes que en Conspiración Maine, pero contamos con los dos principales, los viejos conocidos Hércules y Lincoln, quince años después de su primera aventura. Me ha gustado la evolución de Hércules, que en el libro anterior era un borracho que vivía en burdeles y ahora ha mejorado de vida; Lincoln, cuya característica diferenciadora es que es un policía negro en aquellos tiempos racistas, se muestra muy romántico en esta nueva entrega, aunque bastante reservado y tímido. El personaje que menos me ha llegado ha sido el de Alicia, que me parece poco dibujado, y que solo aparece para que "haya una chica", en mi opinión. Sin embargo, si me parecía interesante el de su padre, el almirante Mantorella, que no se desarrolla totalmente. Como ya sucedía en Conspiración Maine, Mario Escobar nos introduce en la trama a personajes reales, como Ramón del Valle-Inclán, del cual señana su afición por la teosofía y el esoterismo, u Ortega y Gasset, que aparece echando un discurso. En esta novela, estos personajes reales están mucho mejor imbricados en la trama, aunque Don Ramón tiene mucha participación al principio y luego desaparece de escena. De todas formas, creo que la creación de personajes o mejor dicho su posterior desarrollo es uno de los puntos menos fuertes de la novela. Por ejemplo, lo relativo a la historia de amor es todo muy tenue, muy tibio. Volviendo a Valle-Inclán, el autor ha incluido guiños a sus obras, como la frase "¡Mal Polonia recibe a un extranjero!", que aparece en "Luces de Bohemia", citada a su vez de "La Vida es sueño", de Calderón. Creo que la cueva de Zaratustra, que se nombra en la novela, aparece en Luces de bohemia. También hay algún guiño cultural en los nombres de los tres profesores mutilados.

Una cosa que destacaría en cuanto a la construcción de personajes es que los "malos" resultan muy creíbles. Todos tendemos a dotar a nuestros personajes de nuestras propias creencias y virtudes (las reales y las que creemos tener) pero cuando un autor es capaz de poner en boca de ciertos personajes doctrinas racistas y de otro tipo que seguramente abomina, y lo hace de forma que casi los ves convencidos y convincentes, ahí te das cuenta de que sabe abstraerse y vivir la novela realmente.

En cuanto a la prosa, la veo correcta y concisa, directa al grano, pero con descripciones y ambientaciones buenas sin necesidad de recargar, ni de añadir una sobredosis de "documentación". Por cierto, los datos históricos y documentales están muy medidos también, haciendo que el peso del libro se vaya más hacia la pura aventura, salpicada con escenas de acción (tiroteos, persecuciones, etc) y alguna escena de crímenes con lujosa descripción (la del manicomio me da un poco de grima). Los hechos históricos también intervienen de manera decisiva en la trama (como el atentado de Sarajevo), aparte de estar de fondo. Esto hace que la novela se lea con gran agilidad e interés. Mario también ha sabido utilizar el recurso clásico de los capítulos muy cortos y con un final que engancha para atrapar al lector.

Creo que los aficionados a la novela histórica con un toque de aventura y misterio no podrán hacer ningún reproche a este libro, que se desarrolla en una época turbulenta de la historia europea en la que se engendraría algo mucho peor, más turbio y siniestro que nadie entonces podía llegar a imaginar.

Aunque esto no es achacable al autor, hago notar ciertos errores de maquetación y bastante erratas, que por suerte, no interfieren en la lectura.

Algunos fragmentos de la obra:

"Hércules, Alicia y Lincoln decidieron dejar por unas horas sus investigaciones e ir a uno de los afamados restaurantes franceses de la ciudad. Caminaron por el amplio paseo del Prado y subieron por la calle del Congreso hasta una pequeña plaza llamada de Canalejas. Las chocolaterías seguían abiertas en pleno verano y el agradable olor de la canela machacada amortiguaba el hedor de las alcantarillas secas por el calor. Las calles empezaban a vaciarse y por las ventanas se escuchaban los sonidos de los cubiertos y los platos de porcelana. Alicia sostenía una pequeña sombrilla en una mano, mientras Hércules la paseaba del brazo. Lincoln se mantenía un par de pasos por detrás. La conversación con Alicia en la biblioteca había pasado de un tono cordial y cómplice a una verdadera disputa. Siempre había tenido una seria dificultad para contactar con las mujeres; no era timidez, más bien cierta arrogancia y una manera brusca de hablar, como si estuviese siempre a la defensiva."

"Unos ruidos en la trastienda les indicaron el camino en mitad de la oscuridad. Había libros por todas partes y a punto estuvieron de derribar alguna de las torres que ocupaban gran parte del suelo, pero en el último momento lograron esquivarlas. Hércules iba el primero con la pistola en la mano. Lincoln cubría a Alicia, que en último lugar empuñaba una pistola pequeña de dos tiros. Cuando estuvieron más cerca pudieron distinguir los ruidos, aquello parecía más bien gemidos y suspiros. El español miró a través de la puerta entornada y pudo observar a un hombre de espaldas. Su piel desnuda llena de vello se movía compulsivamente. Estaba de pie pero se zarandeaba de un lado para el otro. Hércules hizo un gesto para que Lincoln apartara a Alicia de la puerta y se la llevara al fondo de la tienda. No quería que ella viera el horrendo espectáculo."


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

domingo, 14 de diciembre de 2008

El secreto de los Assassini, de Mario Escobar


El secreto de los Assassini
Mario Escobar Golderos
Ed. Factoría de Ideas
346 páginas


Argumento:

Una princesa huida de un harén pide ayuda a Hércules Guzmán Fox, Lincoln y Alicia Mantorella, que se encuentran de vacaciones en Estambul, en su viaje a lo más profundo del desierto en busca de un tesoro trascendental y misterioso, con toques esotéricos. Mientras tanto, en Europa, las naciones se destrozan en la Gran Guerra, ajenas a los manejos de la peligrosa secta de los Assassini, que también está interesada en el Tesoro y en cosas peores.

Comentario:

La tercera aventura de la pareja Lincoln-Hércules Fox (acompañados en esta ocasión, como en El Mesias Ario por Alicia Mantorella) se inicia con un prólogo lleno de acción que nos introduce de lleno en la aventura, dejando caer algunas gotas de misterio para lograr la pertinente intriga. Tras el prólogo, la acción continúa en el exótico decorado de la Iglesia de San Sergio, en Estambul, en el año 1914, donde al elemento misterioso se une la insinuación de una incursión en lo fantástico, que luego se desarrolla. Así pues, ya solo leyendo estos dos primeros capítulos podemos intuir cómo va a ser la tónica general de la novela: acción a raudales para contar la historia de un viaje por tierras de Oriente en busca de un fabuloso tesoro (cuyo valor no es material).

Como en las otras novelas, Mario Escobar sacrifica un poco el tema intimista y el desarrollo de las personalidades de los personajes a favor de la aventura, siempre salpicada por extensas notas históricas que nos permiten situarnos en un contexto más amplio que el de la peripecia argumental propiamente dicha. Como historiador, Mario nos ofrece el panorama de inicios de la I Guerra Mundial, a través de las intervenciones de varios personajes que los protagonistas se van encontrando en su  viaje, con el rigor y eficiencia que le da su formación profesional. Una vez más, nos vuelve a acercar a unos hechos que si bien no son tan desconocidos como los que tocaba en sus anteriores novelas, sí que se pueden considerar poco explotados en el marco de las novelas de género, como es el del exterminio del pueblo armenio por parte de los turcos, la existencia de las escrituras Lineal A y B,  o el reino de Meroe.

Vuelven también a aparecer personajes históricos reales que se relacionan con los novelescos, algo que resuelve bien en el caso de Churchill (al cual los protagonistas ya conocían desde Conspiración Maine) o no tan bien, a mi modo de ver, en el caso de Nikos Kazantzakis, a quien se le atribuyen arbitrariamente unos conocimientos de escrituras antiguas de los que carecía (según nota del propio autor, al final), y cuya inclusión en el elenco no se entiende mucho (su rol podría haberlo realizado un personaje ficticio, sin que la novela se resintiera). Entre las figuras históricas me ha gustado sobre todo Ataturk. El autor huye del maniqueismo y de la tentación de retratar buenos y malos, dejando ver las disensiones internas del gobierno turco en el tema armenio. Es curioso que también en el asunto espinoso del derecho de los pueblos a la autodeterminación Mario Escobar mantiene, a través de sus personajes, una actitud objetiva (Lincoln pregunta a algún rebelde armenio si merece la pena la insurrección, si no están bien en un marco multicultural como el Imperio Otomano, etc) Y digo que es curioso porque normalmente los autores suelen optar por la visión "romántica" del "luchador de la libertad".

Aunque como mencionaba anteriormente el autor no se para mucho en el desarrollo de los personajes, que quedan caracterizados  por unos cuantos rasgos (Lincoln es un creyente que siempre lee la Biblia; Hércules es un tipo racional y lógico, sin creencias sobrenaturales, más lanzado que su amigo, etc), estos que resultan visibles y distinguibles. Destacable es que por fin Alicia se muestra con fuerza. El autor aprovecha los diálogos con la otra mujer, la misteriosa Yamile, proveniente de otra cultura, para hacer ver las ideas avanzadas y feministas de Alicia, que se define casi como una solterona independiente y enamorada (dice que tiene más de treinta años y que es dudoso que se case), que parece tomar la iniciativa con el tímido Lincoln, un poco inseguro en lo que respecta a su relación con ella debido a su color de piel (es afroamericano). El autor, como su personaje, se muestra algo pudoroso al mostrarnos los sentimientos de ambos, cuyo amor se pone de manifiesto en la escena del beso y poco más. Claro que en aquella época tal vez la gente se reprimiera mucho  más que ahora. Sin embargo, hay algunos comportamientos de los personajes que están poco justificados, como las razones de Hércules al final de la novela para ir a cierto lugar, o por qué ayudan a Yamile sin conocerla de nada, etc, etc.

Algo que me ha llamado la atención, en relación con el resto de novelas de la serie, es la irrupción de ese elemento fantástico que mencionaba al principio, y que el propio autor deja caer ya en el primer capítulo, con la insinuación de que esa mujer exótica con la que tratan los aventureros y que se muestra tan joven y guapa, podría tener más edad de la que aparenta... No he podido evitar recordar a las viejas novelas del XIX, en especial a "Ella" de Rider Haggard en este punto. De hecho, toda la novela recuerda a los clásicos de aventuras, con viajes en camello por el desierto, ruinas de viejas civilizaciones, ataques de hombres armados, escaramuzas,  valles solitarios cargados de leyendas, castillo poblados por enigmáticos villanos que drogan a sus sicarios...

Otro detalle es que pese a que la obra está rigurosamente documentada, el autor se permite fantasear (basandose en datos reales). Eso es algo que yo siempre valoro porque en el fondo una novela es una ficción, y no un ensayo. En esta ocasión, se toma el hecho real del exterminio armenio y el de la existencia de la secta de los Assassini y ciertas ideas mesíanicas (o mejor dicho referidas a la figura equivalente del Islam, El Mahdi) para construir una trama conspiratoria original y que puede sorprender por sus implicaciones y repercusiones incluso en la actualidad.

La prosa es sencilla y fácil de leer, aunque considero que el autor abusa de las conjunciones copulativas para unir frases. Entre las cosas que menos me han gustado, o que me parecen innecesarias, está lo de meter flashbacks o historias del pasado relacionadas con la joya, que creo que no aportan gran cosa, ya que todo lo importante nos lo cuentan los personajes del presente. Lo bueno es que tampoco ocupan mucho espacio en la obra.

En resumen, una novela para amantes de las aventuras con un trasfondo histórico riguroso y su dosis de fantasía. Y una buena ocasión para recordar que la historia a veces se repite, sobre todo en lo malo...

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

jueves, 6 de enero de 2011

El Dedo de Dios, de Mario Escobar

El Dedo de Dios
Mario Escobar
Factoría de Ideas
320 páginas


Argumento:

El asesinato de un importante senador norteamericano a bordo de un barco, desencadenará una investigación  por parte de Hércules G. Fox, Lincoln y Alicia Mantorella, con implicaciones insospechadas y vínculos con la propia historia oculta y mágica de los Estados Unidos.



Comentario:

La más reciente novela de la serie de Lincoln y Hércules Guzmán Fox (más Alicia Mantorella, que se unió posteriormente) nos lleva esta vez a tierras estadounidenses, tras el periplo por México de la anterior, y utiliza como base algunas de las mitologías modernas más arraigadas en ese país, como es el origen masón o esotérico de muchos de sus padres fundadores o de los símbolos de sus instituciones.

Tras un inicio clásico, con la muerte de una personalidad política importante en un barco, y el secreto que lleva consigo, se inicia una accidentada investigación por parte de los tres protagonistas principales, que en este libro no están en exceso desarrollados (tal vez porque, al ser una serie, ya se contó casi todo en las anteriores entregas). Además, el autor se centra en Lincoln y su problemática racial y familiar, mientras deja un poco de lado su romance con Alicia, cuyo nudo se resuelve demasiado bruscamente para mi gusto, sin mucha explicación. En cuanto a las chicas, parecen quedar en un segundo plano, o en un rol clásico (alguien para ser rescatado, etc). Por otro lado, siempre que leo los libros de estos personajes me pregunto de qué viven (¿del dinero de Fox?) y por qué viajan juntos...

Como en las anteriores se aprecia que el análisis de la sicología de los personajes no es el mayor interés del autor, pues la novela, breve en páginas, nos lleva por los derroteros de una aventura trepidante, casi sin respiro para reflexionar, donde prima la agilidad de la acción sobre la ambientación o la descripción de lugares o pensamientos. El único escollo que he encontrado en la fluidez es cuando alguno de los personajes explica ese origen masónico citado anteriormente. Para mi gusto, cuenta demasiados detalles y nombres que son muy difíciles de recordar y que además tampoco intervienen en exceso en la historia (algunos de ellos). No obstante, para gente con curiosidad en el tema puede resultar educativo.

En esta novela, Mario Escobar parece haberse alejado un poco del espíritu de sus otras obras, al recurrir a un tema digamos más de "moda" y quizás ya conocido del público por obras literarias como el "Símbolo perdido" de Dan Brown, y películas como las de la serie de "National Treasure" con Nicolas Cage, con ambas de las cuales, especialmente la segunda, guarda algunas semejanzas. Sin embargo, sí conserva varias las características de la serie como la participación de personajes reales: Jack London, Roosevelt, etc, menos numerosos que otras veces y con más parte en la acción, más justificados y mejor elegidos, y sobre los cuales nos aporta algún apunte biográfico; y también los cambios continuos de localizaciones o la interferencia de hechos históricos reales con la ficción novelesca.

La prosa es sencilla y fácil de leer, y el ritmo muy rápido, al que ayuda además el hecho de que los capítulos sean cortísimos, algunos de ellos de una sola página o dos. A mí, que soy de lecturas más densas, este estilo de literatura se me hace algo entrecortada y como a trompicones, pero la mayor parte del público lo encontrará grato de leer, especialmente por la naturaleza de la aventuras, que en el fondo narran la búsqueda de un tesoro, un tema que nunca pasa de moda. Aunque, ciertamente, yo echo de menos un poco más de "empaque" literario en la novela, y sobre todo algo más de ambientación, pues las descripciones son escasas. Eso sí, la ligereza de la prosa hace que el libro se pueda terminar en muy poco tiempo.


Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

La Profecía de Aztlán, de Mario Escobar

 La Profecía de Aztlán
Mario Escobar
La Factoría de Ideas
348 páginas


Argumento:
El robo en Londres de un códice azteca del siglo XIX, pone a Hércules Fox, Alicia y Lincoln tras la pista de los terribles hombres jaguar, y de la mítica civilización de Aztlán, y los embarca en una aventura más allá del mar, en el violento territorio mexicano, sacudido por la Revolución. Paralelamente, los alemanes bombardean Londres y efectúan movimientos relacionados con la guerra, que los británicos tratan de contrarrestar.

Comentario:
Tras "Conspiración Maine", "El Mesías Ario" y "El secreto de los Assassini", Mario Escobar nos presenta una nueva aventura de sus icónicos personajes Hércules Guzmán Fox, George Lincoln y Alicia Mantorella, que, en esta ocasión, dejan la Europa en guerra para dirigirse al México revolucionario de 1915.

El libro sigue las pautas de anteriores novelas, en las que el autor mezcla los acontecimientos históricos reales con una trama de misterio, en este caso, la investigación de un robo vinculado con  cierto códice azteca que habla de una profecía. Como es de rigor, en la aventura interfieren varios bandos, con intereses opuestos, que tratan de entorpecer las labores de investigación de los protagonistas, o de adelantarse a sus movimientos. También hay alguna parte que se desarrolla en el pasado, en la época de la conquista española, pero no influye mucho en la historia.

A lo largo de las páginas de la obra aparecen junto a los tres protagonistas tanto personajes imaginarios (Sherlock Holmes, Watson), como personas reales (Churchill, Pancho Villa, Huerta, el pintor Diego Rivera, etc...), que, en esta ocasión, me parecen mejor utilizados que en el tomo anterior, excepción hecha de Holmes, al que veo desaprovechado en su breve intervención inicial. No solo eso, sino que además, en mi opinión, no es el mismo Holmes de las historias de Conan Doyle, cosa que puede descolocar un poco. Como ejemplo, decir que Holmes, en la novela, hace un comentario galante a una dama, cosa que el "real" seguramente no haría, pues era algo misógino y misántropo, según creo recordar. Era Watson el galante.

El resto de los personajes, en especial el trío protagonista, está perfilado lo justo, tal vez porque se supone que ya los conocemos de otras aventuras. Al principio, se observa un intento de dotar a Alicia de cierto conflicto emocional relacionado con su amor frustrado por Lincoln, pero el autor no incide en ello, y luego, la resolución de esta trama es muy rápida y elíptica. Más atención recibe Hércules, al que vemos algo melancólico, decaído y sumido en recuerdos de su estancia en Cuba, con alguna derivación de la trama hacia antiguos "amigos" y cuentas pendientes, útiles para enriquecer el personaje, y ofrecer una visión de la Cuba libre del dominio español, pero bajo el dominio estadounidense. En cuanto a Lincoln, lo encuentro más irascible que en otras novelas, como más radical con el tema del racismo, y más cerrado a entregarse al amor transgresor que le ofrece Alicia, y además, sin mucho criterio. Es decir, que el que más me ha gustado ha sido Hércules, por su carácter de héroe derrotado por la vida y cansado de aventuras, pero siempre audaz y valiente.

Entre los secundarios, que son numerosísimos, destacaría a Diego Rivera, que se mueve por Madrid, a guisa de espía, y traba contactos tanto con personajes relacionados con México como con intelectuales y escritores españoles (Valle Inclán). Es el que tiene más preponderancia y participación en los hechos, y el que me parece mejor descrito. También me gusta Félix y su relación con la mexicana.

La lectura del libro es rapida, quizás demasiado para mi gusto, que prefiero textos con algo más de descripción y reflexión (en este apenas hay descripciones de lugares, solo se dan las pinceladas justas para ubicarnos). Los capítulos son muy cortos, algunos de menos de una página, lo cual dota de un dinamismo y velocidad a la trama que casi no te deja ni pensar.  Yo lo leí en un día. Además, se mantiene la intriga hasta el final, con una clásica persecución entre bandos o un "a ver quién llega primero a la meta", que siempre es efectivo y está bien llevado, salvo alguna extraña casualidad, aunque el desenlace es demasiado corto. Te da la sensación de que ha sido más la tensión de llegar hasta ahí que la propia resolución del misterio y de las diferentes tramas, aunque hay un malévolo e inquietante toque en el epílogo que relaciona los hechos con un luctuoso suceso de la época y cierto reflejo en la actualidad...

A diferencia de otras obras de la misma serie, "Aztlán" contiene menos notas eruditas, y las que hay están mejor elegidas y dosificadas, lo cual contribuye también a la agilidad de la prosa, quizás demasiado sencilla, pero a fin de cuentas correcta y efectiva, concisa y con el oficio necesario para  contar la aventura sin molestos tiempos muertos. Algunos diálogos entre personajes históricos son un poco explicativos, pero, como digo, se circunscribe a este tipo de personajes. Las escenas de acción son abundantes, aunque algunas muy rápidas. Como siempre, y es un toque que se agradece y resulta necesario, al final del libro el autor explica varios detalles de la trama y de los personajes, en relación con la Historia real.

La historia tiene un cierto sabor a película western con aires indianajonescos, con la recreación del México revolucionario, los viajes en tren, e incluso en dirigible, la búsqueda de una mítica civilización, persecuciones, rituales sanguinarios revitalizados en nuestra época, tesoros, una profecía, etc... Y de fondo, el dilema americano sobre su participación o no en la guerra europea, con referencias al hundimiento del Lusitania y sus posibles razones, y aviesas maniobras políticas (tema este que ya había tocado el autor en el caso del Maine). Es decir, se trata de una novela de aventuras en toda regla, donde lo histórico, lo político o incluso lo sentimental son factores que quedan un poco en segundo plano, que meramente se apuntan, aunque en este caso se agradece que no se hable mucho de lo político, puesto que eso sobrecargaría el libro en exceso: la revolución mexicana, los intereses europeos y americanos en la zona, y el neoimperialismo son temas demasiado complejos para ser tratados en una novela de breve extensión, cuyo objetivo es narrar una aventura trepidante de cariz cinematográfico.

En resumen, aunque esto va en gustos, me ha parecido una novela más centrada, seria y efectiva que la anterior de la serie; más coherente y más ágil, y con mejor uso de los personajes, aunque el desenlace podría haber sido más extenso y detallado, que había en aquel lugar muchas cosas que contar...

Leer primer capítulo

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

domingo, 28 de mayo de 2006

Conspiración Maine, de Mario Escobar


Conspiración Maine.
Mario Escobar Golderos.
Editorial: Nowtilus.
Nº Páginas: 424.


 
Argumento:

El barco de guerra Maine, de la marina estadounidense, es hundido en la bahía de La Habana; vientos de guerra entre Estados Unidos y España soplan sobre Cuba. Para tratar de esclarecer los hechos, un agente español y otro americano, aliados con una periodista, investigarán en los bajos fondos de la capital cubana todas las tramas e intereses que confluyen en el luctuoso suceso en el que incluso hay implicada una antigua sociedad secreta con intenciones oscuras...



Comentario:

He de reconocer que esperaba mucho más de esta novela, a priori de tema muy interesante. Por un lado, la acción se centra en un periodo histórico poco conocido por los españoles, pese a que nos concierne tanto (en general todo lo relacionado con la independencia de las repúblicas americanas es ignorado en nuestro país); por otro, entraban en juego elementos muy de moda en las novelas de los últimos tiempos, de tema conspiratorio, como una sociedad secreta, que al parecer existe, Los Caballeros de Colón, y un tesoro mítico, cuyo paradero está indicado por un libro...

Pero al final la novela tira más por el tema de la investigación policial que por el tema digamos "mágico-aventurero". No se puede negar que el autor no haya hecho una ingente labor de documentación; de hecho, el libro a veces parece un ensayo por el cúmulo de fotografías que lo adornan y le dan ese viso de autencidad que lo hace todo más verosímil. Sin embargo, para mi gusto, falta algo más de aventura y sobre todo, centrarse en el tesoro, en la conspiración y en la sociedad secreta. Claro está que esto es un gusto personal, e ignoro cuáles fueron las intenciones del autor al escribir la novela, si tal vez introdujo esos elementos solo como gancho para dar a conocer el verdadero tema: el hundimiento del Maine y los misterios que lo rodean, los intereses políticos de las potencias de la época.

Como suele suceder en novelas de este género, aparecen algunos personajes reales mezclados entre los ficticios. Por ejemplo, Unamuno, Pablo Iglesias (que incluso tiene una escena de acción), Ganivet, y el mismísimo Winston Churchill. El autor se encarga de aclarar al final lo que de verdad o mentira hay en la novela con respecto a estos personajes y al resto de elementos históricos, lo cual es de agradecer, para evitar malentendidos culturales.

También muy típico es la inclusión de pasajes en flashback, que en este caso veo un poco sobrantes, ya que no añaden información a la trama, y más bien se limitan a una mera ilustración de ciertas escenas sin contenido dramático. Por ejemplo, cuando se habla del submarino diseñado por el ingeniero Blume.

Creo que el mayor error del libro es la sobrecarga de información "real", y la falta de consistencia dramática, de acción, de aventura, de romance, incluso (el que se insinúa es muy breve y poco descrito).

Algunos diálogos resultan algo explicativos, en su afán por aportar más datos o informar al lector. También me parecen un poco sobrantes las transcripciones de los diarios de la princesa vikinga Gudrid, que según dice el autor, es un personaje que existió en la realidad y viajó a América varios siglos antes que Colón.

En resumen, un libro con un tema interesante, con elementos que podrían dar mucho juego, pero que no cumple todo lo que promete, debido a la forma en que está escrito, con escasa dramatización de las escenas, personajes algo planos (más por lo poco que pueden expresarse que por su construcción, que no es mala), dispersión del argumento, etc... Tal vez la explicación de este desfase entre el tema y la forma esté en el hecho de que este es el primer libro del autor. Seguramente en los próximos sabrá eliminar los defectos y logrará mejores resultados.

No obstante, la obra puede resultar interesante para los amantes de las novelas conspirativas que además busque información sobre una parte de la historia de España y América muy poco conocida, con anécdotas e historias curiosas como la de la princesa Gudrid, los Caballeros de Colón, etc, etc... Además, es digno de alabanza que el autor no trate de liar al lector afirmando, al estilo Dan Brown, "que todo lo que pone el libro es verídico". Mario Escobar se encarga de separar de modo adecuado el grano de la paja y deja bien claro lo que es ficción y lo que es real.

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

jueves, 31 de diciembre de 2015

Bienvenidos a Clayton Lake, de Mario Escobar

Bienvenidos a Clayton Lake
Mario Escobar
Amazon
202 páginas (en formato electrónico)


Argumento:

Steve, un escritor que ha perdido a toda su familia de un modo violento, se reune con sus amigos de siempre en una cabaña aislada de Maine. Una vez allí, les pide que le cuenten sus peores miedos para escribir sobre ello. La aparición de una niña ensangrentada da un giro a lo que parecían unas vacaciones con amigos.


Comentario:

"Bienvenidos a Clayton Lake" sigue la tradición de las novelas de thriller (incluso terror) con cierto toque sobrenatural (o al menos, ambiguo), dentro de un estudiado clasicismo. Digo estudiado porque el autor no oculta en ningún momento los referentes e influencias de su obra, claramente Stephen King, no solo por la temática desarrollada o el estilo sino también incluso por la ambientación (Maine) y algunas alusiones explícitas al autor norteamericano. 

La situación planteada, la reunión de un grupo de amigos en una casa aislada en un lugar remoto (y debido a copiosas nevadas) también es clásica en este tipo de literatura, donde se suele utilizar para confrontar a los protagonistas a sus miedos y establecer conflictos que estallan, además de encontrarse, a menudo, con amenazas naturales o sobrenaturales. Cada uno de los personajes tiene un miedo o un conflicto que aflorará y pondrá a prueba sus relaciones o descubrirá trágicas historias familiares.

La historia, dentro de lo tópico, resulta interesante, se lee fácil; la intriga va en aumento, conforme se suceden los hechos extraños y surgen nuevas amenazas, y eso hace que se lea con interés, hasta los giros finales, en busca de una explicación, aunque algunas cosas se ven venir.

Sin embargo, varios aspectos formales deslucen el conjunto y no me refiero a erratas, sino a cierta sensación de confusión al pasar de un personaje a otro (cambios de punto de vista muy frecuentes), exceso de personajes (para mi gusto), descripciones de los susodichos algo explicativas y algunas escenas poco creíbles o no aclaradas (como cierto asunto con un animal, algunos comportamientos de los protagonistas en momentos de tensión). Entiendo que los cambios de punto de vista están al servicio de la intriga, para sembrar dudas sobre los personajes y contar acciones en diferentes lugares, introducir los conflictos personales, etc, pero a veces me he perdido. La mezcla entre lo real y lo sobrenatural podría estar también mejor definida. No quedan claras algunas cosas o tal vez se busca la ambigüedad.

Lo cierto es que el libro es entretenido, asumiendo los clichés del género, y es una pena que estos aspectos digamos de forma rebajen un poco el resultado. Este tipo de misterios que homenajean a Stephen King no son de mis favoritos pero tienen bastante público que podría encontrar en este libro una lectura interesante.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)

domingo, 27 de noviembre de 2011

El testamento del Diablo, de Mario Escobar




El testamento del Diablo
Mario Escobar
Factoría de Ideas
320 páginas



Argumento

Los aventureros Lincoln, Fox y Mantorella regresan a Europa. La irrupción de un monje en la boda del primero y la última es el punto de partida para una nueva investigación, en este caso sobre un libro que todos desean, desde el Zar de Rusia hasta una extraña secta de monjes. Mientras, Lenin está a punto de iniciar su viaje en tren, en los prolegómenos de la Revolución Rusa.


Comentario

La novela que nos ocupa es una nueva entrega de la serie de libros de aventuras protagonizadas por Hercules Fox y George Lincoln (más Alicia Mantorella), y, aparentemente, la última. La serie completa consta de los siguientes títulos: "Conspiración Maine", "El Mesías Ario", "El secreto de los assasini ", "La profecía de Aztlán", "El Dedo de Dios" y "El testamento del diablo", y ha llevado a los protagonistas de viaje por medio mundo.

En esta ocasión, el trío regresa a una Europa agitada por la I Guerra Mundial y el inicio de la Revolución Bolchevique en Rusia.

Lo cierto es que en esta novela se pueden señalar casi las mismas características, defectos y virtudes de las anteriores: es una historia contada de forma ágil, casi demasiado deprisa, sin apenas descripciones, todo acción física, muy leve caracterización de personajes, mezcla de personajes de ficción y reales (Churchill, Jung, Lenin, el Zar Nicolás, etc), toques de misterio, búsqueda de tesoros (en este caso la búsqueda de un libro), viajes, tiroteos, peleas, capítulos súper cortos (de menos de dos páginas)...

Quizás como diferencias más señaladas, la prosa es más correcta (siendo tal vez aún demasiado esquemática para mi gusto) y se incide menos en la parte histórica, para centrarse en la aventura pura y dura.

Para mi gusto, la poca descripción de los personajes es el mayor hándicap de la obra, ya que impide empatizar con ellos y sentir los hechos, bastante graves (y previsibles en cuanto a su historia personal), que les suceden a alguno de ellos. La caracterización se basa en asignar a cada personaje uno o dos rasgos concretos que son los que mantienen a lo largo de toda la historia: Hercules es racional, descreído en materia religiosa y hombre de acción; mientras que Lincoln es religioso y tiene que lidiar con el racismo de la gente (es negro). Alicia, por otra parte, la mujer del trío, pues no aporta mucho en esta novela, salvo la subtrama de su boda con Lincoln, que apenas es desarrollada. El desenlace de cierto personaje me ha parecido extremadamente frío y poco descrito. No ha logrado transmitirme ninguna emoción, algo que debería haber sido el clímax de la obra.

En cuanto a la historia en sí me ha parecido que esta vez las motivaciones para lanzarse a la aventura son más débiles que en otras ocasiones. Es decir, no parece que el libro que buscan tenga tanta importancia "real", ya que lo que supuestamente desvela en relación a los judíos es un tema de dominio común en la época, marcada por el antisemitismo. En cierto modo, me ha recordado, salvando las distancias, al libro de Umberto Eco, El Cementerio de Praga, que toca este mismo tema pero desde un punto de vista crítico, burlón y desmitificador. Esa falta de sentido de amenaza o de riesgo potencial para la humanidad que siempre existe en este tipo de novelas rebaja un poco su interés. También el hecho de que en esta ocasión, a diferencia de las anteriores, el autor opta por enmarcar la acción en un contexto muy conocido cuyo final no depara ninguna sorpresa (la Revolución Rusa). El uso de las profecías, por otra parte, parece algo caótico pues mezcla las realizadas por Rasputín sobre el destino de su patria y de la familia en ella reinante con una cita de Nostradamus (al cual no se menciona, por cierto, ni se dice que provenga de él).

La breve aparición de Lenin y su famoso viaje en tren, aunque se trata levemente, tiene cierto interés, sobre todo en el retrato que se hace del personaje. También son curiosas las menciones a Jung y su pertenencia a una secta cuasi diabólica.

En resumen, una novela de pura acción y aventura, que se lee muy rápido, debido a la prosa y a los capítulos muy cortos, pero que quizá se queda algo escasa en cuanto a trascendencia y mensaje, y sobre todo, en desarrollo de personajes y sus motivaciones y sentimientos / pensamientos acerca de lo que les sucede.

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.

jueves, 8 de abril de 2010

Historia de la masonería en Estados Unidos, de Mario Escobar

Historia de la masonería en Estados Unidos
Mario Escobar
Editorial Almuzara
272 páginas



Argumento:

Ensayo sobre los orígenes y derivaciones de la masonería en Estados Unidos.


Comentario:

Como su título indica, la obra nos hace un estudio de los orígenes de la masonería en Estados Unidos y de su influencia, real o imaginaria, sobre sus políticos, instituciones, símbolos e ideología.

Está dividida en tres partes: Una historia masónica de Estados Unidos; El rito Escocés y sus misterios, e Influencias de la masonería.

En la primera, se hace un recorrido histórico de la implantación de esta sociedad secreta desde la independencia de la nación hasta la actualidad, que pone de manifiesto la adscripción masónica de varios Padres de la Patria americanos, como Washington, Benjamin Franklin y varios de sus presidentes. El autor distingue entre los que realmente fueron masones de aquellos de los que se dijo que lo eran pero no está comprobado. El tramo más interesante es el que narra las características peculiares de las iglesias americanas en contraposición con el cristianismo de la Vieja Europa, comparándolo también con la situación de la Iglesia en Inglaterra, y se describe el caldo de cultivo ideológico, cultural y económico que desembocó en la rebelión de las colonias contra el Imperio Británico. En general, toda la parte de la historia más antigua de la nación contiene detalles de interés como el tema de las persecuciones a las brujas (episodio de Salem, etc).

En la segunda parte, quizás más atractiva para los aficionados a las historias de las sectas y sociedades secretas, se nos describen varios de los ritos de la masonería, sus símbolos y derivaciones de la rama principal, sin olvidarse de las versiones más siniestras (al menos de nombre) como la masonería satánica o luciferina. Es curioso leer que las Logias se solían reunir en tabernas, y que, en tiempos de intolerancia religiosa, eran casi la única institución donde podían convivir personas de diferentes creencias cristianas (hoy en día, hasta admiten ateos y no cristianos) solo con que reconocieran (antiguamente) la existencia de un vago Dios más conceptual que personal. Otra anécdota llamativa es que había diferentes logias que admitían gente de color, mujeres y otras minorías. Al final de esta parte, el autor rebate las afirmaciones sobre la influencia de los Iluminatti (popularizados por los best sellers de Dan Brown) en algunos símbolos de la nación norteamericana presentes por ejemplo en su moneda (la pirámide truncada,  el ojo, etc).

En la última parte, se hace un breve recuento de las religiones y creencias influidas por la masonería, así como el resto de sus influencias a todos los niveles (arquitectura, cultura popular, etc). Así conocemos un poco de los Adventistas del Séptimo Día, los Testigos de Jehová, de la Logia católica de los Caballeros de Colón, etc. Estos últimos ya aparecían en una de las novelas del autor, "Conspiración Maine" (Nowtilus).

El libro se acompaña de una buena documentación fotográfica y de una amplia bibliografía para ampliar el tema.

La lectura es ligera, para el asunto que trata; a veces me ha parecido una prosa algo telegráfica, con frases cortas y sencillas, que hacen que sea fácil de entender, aunque haya algunos datos que se repiten, y quizás se va demasiado al grano sin adornar un poco la información, lo cual hace que en algunos tramos se haga algo seco. Eso hace, por otro lado, que se dé mucha información en pocas páginas, con muchos nombres, fechas y datos. También hay algún dato erróneo o errata en nombres.

Un libro para los que sintieron interés leyendo a Dan Brown y sus novelas conspiranoicas, o gusten del tema de las sociedades secretas y quieran iniciarse en el tema.

Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión.