lunes, 3 de julio de 2017

Tú también puedes: cómo conseguí perder 60 kilos y ganar salud, de Carlota Corredera

Editorial: Grijalbo Ilustrados, 2017
224 páginas
18.90 €
Ebook: 8.99 €

Argumento:

La autora detalla cómo perdió 60 kilos de peso.


Comentario:

Con una narración tan correcta como aséptica (no consigue emocionar ni en los momentos más emotivos), la autora relata, como dice en el título, de qué forma logró bajar de peso. Aunque, antes de llegar a esto (qué dieta siguió, tratamientos, ejercicio), desgrana pasajes de su vida, desde la infancia y adolescencia hasta la edad adulta y el momento en el que por fin, tras tener a su hija Alba, decidió adelgazar, por salud (apenas se hace alusión a los comentarios que se hicieron sobre su físico en redes sociales).

En la parte autobiográfica, poco añade que no hubiera contado ya en diversos programas y revistas, incluidas pérdidas familiares y vida profesional, y hasta reproduce pasajes de la primera entrevista concedida después del parto, tras la que recibió mensajes de apoyo de mujeres en situación similar a la suya y una llamada de la marca de productos de dieta con los que consiguió bajar de peso. Si a esto se le añaden las muchas (muchas) fotografías que acompañan al texto (la autora de niña, adolescente y adulta. Con más o menos peso. De boda, embarazo y con bebé, en la actualidad, etc…).

No es hasta transcurridos unos dos tercios de la obra que aborda el «cómo conseguí perder 60 kilos y ganar salud» del título, desde el nombre y características de la dieta seguida, con sus correspondientes cantidades y opciones y la forma en qué cambiaba según bajaba de peso, las pruebas que le hicieron y los cuatro programas de ejercicios que hacía (acompañados de más fotos suyas realizándolos).

Para acabar incluye los testimonios de su equipo. La doctora especializada en nutrigenética y los análisis y estudios a los que la sometió antes de iniciar la dieta, la entrenadora personal y el ejercicio que aún hace, la doctora que le preparó la dieta personalizada, o el esteticista encargado de hacerle el drenaje linfático manual (DLM).

En cuanto a la primera parte del título, ese «Tú también puedes», reacciona a las críticas acerca de los métodos seguidos para lograr su objetivo y afirma que:

«No solo se trata de dieta y ejercicio. Los sacrificios y las renuncias por una buena causa, la mejor de todas —tu salud—, solamente se superan con la fe: la fe en uno mismo, la fuerza que te da creer que otra vida es posible. Pero nadie regala nada. Ni la fuerza de voluntad se puede comprar con dinero. Por eso no pienso permitir que nadie le reste méritos a mi victoria.»

«Desde el momento en que anuncié públicamente que había recuperado la salud al perder 60 kilos de peso y rebajar en siete niveles la grasa visceral, empezaron a oírse las primeras voces que apuntaban a que el mérito de mi victoria tenía un nombre: dinero. Entiendo que no todo el mundo esté dispuesto a asumir que otra vida también es posible. Incluso puedo entender que cualquier excusa es buena para retrasar el momento de echarle huevos u ovarios y cambiar los hábitos que nos hacen tan infelices y sobre todo acarrean riesgos graves para la salud. Podría recordar algo tan obvio como que hay gordos y obesos con gran poder adquisitivo.»

Sin embargo también habla de tratamientos que solo se pueden llevar a cabo con un dinero que no cualquiera tiene: Entrenadora personal y fisioterapeuta, dos clases de hora y media a la semana. Esteticista que le trató múltiples edemas y retención de líquidos, grasa acumulada que ablandar y flacidez del cuerpo y la cara. Los productos de la dieta que sigue. Los drenajes linfáticos manuales. La carboxiterapia.

Y habla de la importancia de la estética, de la lucha contra la flaccidez de cara y cuerpo: «Teniendo siempre claro que la salud es la prioridad absoluta y el invariable objetivo, es importante que la pérdida de la maldita grasa no nos desfigure el rostro ni lo deje enjuto. Al igual que se lucha contra la flacidez del resto del cuerpo, hay que batallar contra la del óvalo.»

Se echa en falta profundizar en los motivos psicológicos que llevan a un sobrepeso exagerado, su tratamiento y su imagen ante la sociedad, aunque hay un par de apuntes de interés:

«El poder adictivo de la comida, en especial de determinados alimentos, no está nada reconocido en nuestra sociedad. Con los adictos a las drogas, al alcohol, al juego, al sexo o a las tecnologías se suele ser relativamente comprensivo. Se les intenta justificar y se buscan respuestas a por qué se han enganchado sin juzgarlos demasiado. Quizá huían de un dolor profundo, a lo mejor llenaban con esa adicción un vacío vital, probablemente se apoyaban en ese vicio para superar alguna pérdida... Con la comida no sucede así. A las personas obesas no se las considera enfermas. Son vagas, glotonas, sedentarias, tragonas, dejadas, zampabollos, abandonadas.»

«La obesidad es una enfermedad muy grave y muy peligrosa, tanto que es mortal. Y no, la gente no está gorda porque quiere. A las personas que sufren este problema no les basta solamente con un: «Camine más y coma menos». Detrás de una persona con un gran sobrepeso hay alguien que tiene que convivir cada día con una relación tóxica con la comida.»

En resumen, «Tú también puedes: cómo conseguí perder 60 kilos y ganar salud» aporta pocas novedades en cuanto a cómo perder peso (dieta ―una u otra― ejercicio, tratamientos reafirmantes) más allá de la marca de alimentos que consume la autora, y anécdotas superficiales y ya conocidas de su vida con un componente exhibicionista y egocéntrico quizá inevitable en este tipo de obra.


Cita:

«Todos los días comemos varias veces. Es una necesidad fisiológica primaria. Hay comida en todas partes. No hace falta acudir a ningún camello para conseguir tu dosis. Tu droga está en la nevera, en la despensa, en los supermercados, en los bares, en los quioscos, en los restaurantes, en los anuncios de televisión, en las pastelerías, en las máquinas expendedoras de la oficina, en los colmados, en las carnicerías, en las pescaderías, en las pizzerías, en la tienda de la esquina, en las heladerías, en las hamburgueserías... Comida por doquier, accesible a cualquier hora, en público y en privado, para celebrar las alegrías y para ahogar las penas. Y ese es el escenario en el que hay que sobrevivir, conviviendo a todas horas con tu problema, controlando tus impulsos, castrando tus instintos, renunciando a tu placer favorito, a lo que te hace disfrutar de verdad.»



***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

martes, 27 de junio de 2017

Rendición, de Ray Loriga

Rendición (novela ganadora Premio Alfaguara 2017)
Ray Loriga
Alfaguara
216 páginas


Argumento:

Los habitantes de un pueblo son evacuados debido a la guerra a una extraña ciudad de cristal donde deberán aprender a vivir según nuevas normas.


Comentario:

Novela narrada en primera persona sobre unos acontecimientos que recuerdan la literatura distópica y que me ha traído a las mientes libros como el de Jesús Carrasco "La tierra que pisamos ", solo que escrito de un modo más simple, menos artístico. Una guerra que genera una evacuación general a una ciudad de cristal donde todo es transparente es el acontecimiento principal de la historia, de carácter claramente simbólico, aunque no termino de ver el significado exacto de tal simbolismo. Bien, se aprecia una crítica a las sociedades "transparentes" donde no existe la privacidad y el ser humano está expuesto a los demás. También habla del lado malo de la felicidad o del conformismo, del enfrentamiento de la naturaleza humana con un exceso de seguridad y control en condiciones artificiosas alejadas de los instintos (se insinúa un control social con drogas). Pero no sé sí hay algo más allá de esto. O siquiera si lo he entendido bien.

La voz principal incurre en repeticiones y vicios expresivos relacionados con el supuesto bajo nivel cultural del protagonista, que más que hacerlo parecer poco culto a mí me ha parecido que lo torna, a veces,  infantil o un poco tonto (tal vez era eso lo que pretendía el autor). Casi no hay otros personajes que den el contrapunto al protagonista (aparece Julio, que es una especie de hijo adoptivo y alguno más citado de refilón, pero sobre los cuales no se profundiza, aunque no creo que sea precisamente un libro de "personajes").

La acción se sitúa en un mundo sin referencias geográficas o temporales, a fin de hacer el relato atemporal, en un marco que bascula entre lo realista y lo surrealista (con alguna insinuación de que todo pueda ser una locura del personaje). Destaca la idea de la ciudad transparente, que no se explota en toda su dimensión. En la descripción comete algún "fallo", ya que asegura que los personajes van al cine, pero si se proyecta una película debería ser en un cuarto cerrado y más o menos oscuro (no transparente), ya que si no no se vería muy bien que digamos. Tampoco recuerdo que se expliquen las razones de la transparencia y si esta es obligatoria (¿algo impide a la gente colocar carteles o cortinas en los muros transparentes si quieren mantener la privacidad?).

Dividido en varias partes,  el libro a mí solo me ha parecido medianamente interesante a partir de la llegada a la ciudad transparente, que recuerda un poco a la entrada en el otro mundo de Dante, sobre todo en la forma de describir lo que se encuentra el protagonista. Sin embargo, el final no satisfizo mis expectativas. Supongo que esperaba algo más cerrado o elaborado. Y menos obvio.

En resumen, una novela corta, fácil de leer, un poco anodina, que a mí no me ha dicho nada, aunque imagino que tiene su público.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 12 de junio de 2017

Escrito en el agua, de Paula Hawkins

T.O.: Into the Water, 2017
Editorial: Planeta
Traducción: Aleix Montoto
560 páginas
19.90 €
Ebook: 12.99 €

Argumento:

Jules Abbott regresa al pueblo de su infancia tras el aparente suicidio de su hermana Nel, en el agua, como varias mujeres antes que ella.

Comentario:

«Escrito en el agua» está narrada desde el punto de vista de varios personajes, desde la protagonista, Jules, su sobrina Lena, un par de policías (la recién llegada Erin Morgan, y el del pueblo, Townsend), Louise, madre de una joven supuesta suicida y su profesor, Mark, la médium Nickie y algunos más, lo que se utiliza para mostrar lo que sabe (o cree) cada uno, sus traumas, miedos, sugerencias de secretos etc, lo que les convierte en sospechosos al tiempo que hace avanzar la historia.

Si bien la idea funciona durante parte de la novela, pronto se perciben curiosos cambios en los tiempos verbales, estilos muy similares que podrían ocasionar dudas acerca de quién «habla» si no fuera porque la autora anuncia quien lo hace al principio de cada capítulo. Destaca, sin embargo, el relato de Jules, dirigido siempre a su difunta hermana, en el que conviven el rencor por algo sucedido en el pasado, los recuerdos de adolescencia, las dudas, miedos, el amor hacia Nel.

Aunque se apunta la posibilidad de algo en cierto modo «sobrenatural» (el relato de la médium, con sus excéntricos comentarios, y la inclusión de otras mujeres fallecidas en el agua, en la misma Poza de las Ahogadas, a lo largo de los siglos), no es difícil deducir que el misterio se centra en las tres más recientes: Lauren, Katie y Nel, quien, además, estaba escribiendo un libro acerca de estos sucesos antes de ahogarse.

La resolución, si bien algo previsible, diversifica lo suficiente para que sea difícil deducir todo lo sucedido, quién ha hecho qué, y porqué. La narración de los distintos personajes, lo que cuentan o lo que ocultan, lo que se percibe que subyace tras sus pensamientos y reflexiones, permite especular mientras se avanza en una novela de interés desigual, en la que por momentos pesa la cantidad de personajes con voz propia y a ratos puede hacerse demasiado larga para lo que cuenta.

En resumen, «Escrito en el agua» es una novela correcta (necesitada de revisión formal), que permite empatizar con algunos de sus personajes (Jules, Lena…), de lectura sencilla y ágil, con un misterio resuelto con eficacia y pocas sorpresas. Tan entretenida mientras se lee como olvidable en cuanto se acaba la lectura.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)


lunes, 5 de junio de 2017

Tierra de Campos, de David Trueba

Tierra de Campos
David Trueba
Editorial Anagrama
408 páginas
 

Argumento:


Daniel Mosca, un famoso cantante, lleva el cuerpo de su padre a enterrar a su pueblo de origen. Al hilo de este viaje, rememora diversos hechos de su vida.

Comentario:

Esta extensa novela me ha recordado bastante a la autoficción de Karl Ove Knausgård (Mi Lucha), con la diferencia de que esta se supone biografía inventada, mientras que lo de Knausgard está basado en su vida real. Como en el primer tomo de la obra del noruego, David Trueba plantea la muerte del padre como motivo para el recuerdo de la infancia, aunque sin hacer reflexiones tan profundas como las del otro autor citado. En realidad, la muerte y posterior traslado del cadáver a su pueblo para ser enterrado ejerce una función doble. Por un lado es simbolismo del regreso a la infancia del protagonista; por otro, nos introduce la relación de los dos personajes, y de Daniel, el hijo, con sus propios hijos. 

Sin embargo, se aprecia que la paternidad, que podría haber sido el elemento principal de la historia, es una mera anécdota, o eso me ha parecido, ya que el autor se detiene mucho más en la narración autobiográfica, centrada sobre todo en dos puntos: su carrera artístico-musical y la lista de sus amoríos.

Como muchas obras de autores de esta generación, el autor usa y abusa de la nostalgia, con constantes referencias a personajes, hechos y situaciones de los años setenta, ochenta y noventa: cantantes, canciones, películas, series tv, hechos históricos... hasta casi convertir la novela en un remedo de la serie de TVE "Cuéntame". Entiendo que a mucha gente le gusta el revival nostálgico, pero a mí, personalmente, me da grima la obsesión por épocas pasadas. Eso sí, se narra bien el brutal constraste cultural entre el mundo "antiguo" del padre difunto (el mundo del campo) y el actual de los hijos, con las nuevas tecnologías (el mundo de la ciudad), siendo el personaje de Daniel el punto de inflexión entre uno y otro. Nada, por otro lado, que no se haya contado mil veces.

En cierto modo, la prosa sencilla, lo prosaico de las anécdotas narradas y estas continuas referencias crean un vínculo empático con los lectores, muchos de los cuales pueden verse reconocidos en los gustos y viviencias del personaje principal y de los secundarios en la infancia y adolescencia. Sin embargo, a mí me ha resultado algo cansino el recurso a los nombres de famosos con los que se encuentra o trabaja el personaje (Serrat, entre ellos), que si bien da más "realismo" a la historia, también te hace elevar la ceja por lo facilón de la táctica para captar la atención.

Además, el autor no mide nada lo que cuenta, es decir, que lo cuenta todo, sin establecer jerarquías de nivel entre los diversos episodios de su vida. Así que nos hace un amplio recuento y listado de sus novias, de sus giras, de cualquier cosa... como si se tratara de una "autobiografía" real. 

Dado que se trata de un músico, se hace una buena ambientación en este mundillo. Abundan las referencias a las canciones escritas por el personaje, vinculadas muchas de ellas a eventos de su existencia, especialmente a sus amores y desamores. De hecho, la estructura de la novela también bebe del tema musical, ya que está dividida en dos partes, cara A y cara B, como las antiguas casetes de música.

La prosa, como dije antes, es bastante sencilla; hay alguna reflexión pero bastante convencional; y sobre todo, no hay diálogos, al ser una narración pura en primera persona.

Lo que menos me ha gustado es que la historia es sumamente predecible, en el sentido de tópica. El relato de cómo se hace famoso un músico contiene todos y cada uno de los clichés que uno espera de él. No, no falta nada: drogas, sexo, fiestas, giras por pueblos, músicos en el pilón, disolución del grupo, carrera en solitario... Eso sí, el protagonista es bastante políticamente correcto en muchos aspectos, incluso demasiado para ser un músico.

En resumen, una novela que apela a los sentimientos profundos de una generación y a sus recuerdos, más emocional que racional, simplemente correcta en cuanto a prosa, y algo blandita en cuanto a intenciones.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 29 de mayo de 2017

El color del silencio, de Elia Barceló

Editorial: Roca, 2017
480 paginas
19.90 €
Ebook: 8.99 €

Argumento:

Helena Guerrero investiga la historia de su familia para intentar averiguar quién asesinó a su hermana Alicia cincuenta años atrás.

Comentario (con algún SPOILER):

«El color del dinero» tiene algunas de las características de las sagas familiares, desde la ambientación en lugares «exóticos» (Rabat, Australia) y fechas significativas (la Guerra Civil española) o los misterios sin resolver (el asesinato de Alicia no es el único) hasta el protagonismo de varias mujeres (Blanca en los años treinta, Alicia en 1969 y Helena en la actualidad), cuyas vivencias se alternan según conviene a la autora para relatar los que pretende.

Si bien es de suponer que los hechos reales estarán bien documentados, la ambientación destaca en la descripción de la casa familiar, La Mora, en Rabat, símbolo de una época que la protagonista recuerda feliz y triste a la vez.

En cuanto a los personajes, la mayoría están al servicio de la trama, algunos incluso sin un rol concreto más allá de destacar la poco agradable personalidad de Helena, una protagonista con quien resulta difícil empatizar aun comprendiendo que su forma de ser (seca, distante, a veces insensible) es, de alguna manera, producto de lo sucedido en 1969.

La redacción, distante, y una cuestionable elección de escenas, poco representativas y, a veces, superficiales (largas cartas cuya redacción poco natural se nota destinada a informar a quien lee), tampoco contribuyen a identificarse con Blanca o Alicia, cuyas personalidades y reacciones recuerdan a las habituales en este tipo de novelas, sin algo especial que las haga destacar.

El misterio sobre lo sucedido a Alicia, parte central de la historia (al que se suman uno relacionado con Gregorio Herrero y otro con Alicia, este último muy evidente y previsible tanto en su desarrollo como resolución para quien tenga costumbre de leer entre líneas), es lo que mantiene el interés en la lectura, aunque en muchas ocasiones se notan demasiado los pasajes en los que la autora cambia de tema o acude a justificaciones poco convincentes para posponer la revelación de datos de distinta importancia e interés.

Que algunos personajes tengan información que resolvería varios de los misterios y no lo digan hasta que se ha realizado la mayor parte de la investigación y conocido casi todos los secretos (la carta de Blanca que Amparo entrega a Helena durante una boda o la  que le da Jean Paul a Carlos, especialmente absurda) puede resultar frustrante y producir una sensación de «engaño».

En resumen,  «El color del silencio» es una novela correctamente escrita, que puede hacerse demasiado larga, debido a la inclusión de datos irrelevantes y escenas y conversaciones poco representativas, que aportan poco o nada a la trama principal. Además, el interés por la resolución de los varios misterios familiares es desigual y errático, y algunas cosas se intuyen demasiado pronto.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)