lunes, 15 de enero de 2018

Basada en hechos reales, de Delphine de Vigan

D'après une histoire vraie
Delphine de Vigan
Traducción: Javier Albiñana
344 páginas
Editorial Anagrama

 
Argumento:

La escritora Delphine de Vigan, después de su gran éxito con la novela "Nada se opone a la noche", sufre un bloqueo creativo. Es incapaz de escribir una palabra más. Entonces aparece L., una mujer misteriosa que, poco a poco, va ganándose su confianza. Pronto L. se manifiesta como un acicate para retomar la escritura.


Comentario:

Lo cierto es que el argumento prometía: una intriga literaria bajo la premisa, un tanto tópica, del bloqueo de escritor, con dos personajes femeninos en confrontación y ambigua amistad (dependencia, atracción, obsesión, etc), pero pronto la novela muestra sus debilidades.

En primer lugar, se juega con la dicotomía realidad/ficción. Las dos mujeres, una novelista, la otra "negra literaria", de origen e intenciones misteriosas y oscuras, mantienen conversaciones sobre este asunto, que al principio son interesantes, pero luego se hacen repetitivas. Dan vueltas siempre sobre lo mismo, sin aportar ideas realmente rompedoras, quedándose un poco en lo convencional. L. mantiene que el lector busca sobre todo "verdad" en la literatura, y en todo momento trata de que Delphine retome esta vía ya abordada en su exitosa autoficción "Nada se opone a la noche", que narra la vida de su madre, es decir, novela hechos reales. Esta novela, curiosamente, sería lo contrario: hacer pasar por real algo que es ficción, utilizando la propia biografía, familia y entorno de la autora. Incluso se menciona a sus hijos y a su pareja, François (conocido en Francia por sus programas en la TV sobre literatura).

Así pues, la historia se plantea a la vez como una reflexión metaliteraria sobre la creación, la autoficción, la realidad, la ficción, etc., y como una intriga que incluso recuerda a las de las novelas de género (hay citas de libros de Stephen King, con esto ya está todo dicho) que parece que va a revelarnos las inquietantes aproximaciones de L. y su rápida toma de posesión sobre Delphine, a la que llega a sustituir en un evento literario, y su existencia. Las citas del famoso autor americano (de Misery y de La Mitad Oscura) dan pistas acerca del argumento e incluso hasta, en cierto modo, de la resolución de los enigmas, pero incluso no conociendo estas novelas, fácilmente se adivina el final, que resulta, por cierto, al menos para mí, muy insatisfactorio.

Desde la mitad de la novela, más o menos, se empieza a desinflar todo el invento. Las charlas y encuentros de L. y Delphine se repiten, se estanca el ritmo, y cada vez vamos sospechando más lo que se avecina. Ciertamente, el argumento no da para tantas páginas. Y cuando se produce el desenlace, la autora opta por lo más fácil, por la ambigüedad, aunque literariamente puede que sea lo que mejor funcione, sobre todo, en relación con el "mensaje" y el tema. Sin embargo, yo diría que la novela en general se queda a medio camino en todo, como intriga y misterio, más que nada, pues esperas que haya algún giro o algo, y ahí sigues esperando... Como dije antes, funciona mejor como novela literaria sobre la "verdad" de los autores y sus creaciones.

En cuanto a la prosa y aspectos técnicos, me ha parecido bastante sencilla, salvo algunos fragmentos más brillantes, puntuales, generalmente relacionados con las reflexiones. No es difícil de leer. Por lo extravagante de las relaciones entre L. y Delphine me ha recordado un poco a algunas novelas de Amélie Nothomb pero sin ese toque surrealista y humorístico de la belga (habría sido de agradecer un poco de humor, pero bueno, Delphine es más seria). Al parecer, hay una película dirigida por Roman Polanski sobre esta novela, protagonizada por Emmanuelle Seigner y Eva Green (que por cierto, no pega nada para el personaje de L, o al menos, yo no me la imaginaba así en absoluto...).

En resumen, una novela  que pese a hablar de literatura, creación, relaciones entre ficción y realidad, y ese tipo de temas un tanto intelectuales no resulta ni cargante ni ardua, se lee con interés por la intriga de conocer el devenir de la relación entre dos mujeres relacionadas con la literatura, pero al final, es una especie de reflexión sobre la autoficción, los fantasmas del escritor, la verdad, la creatividad... sin que destaque ni como alta literatura ni como novela de género misterioso. Correcta sin más, con algún buen y destacable momento.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 8 de enero de 2018

Mini reseñas: especial no ficción (ciencia): Wulf, Wootton

La invención de la naturaleza, de Andrea Wulf
The Invention of Nature: How Alexander Von Humboldt Revolutionized Our World
Traductora: María Luisa Rodríguez Tapia
584 páginas
Editorial Taurus

Argumento:

Biografía de Alexander Von Humboldt, célebre naturalista del siglo XIX, aventurero, explorador, ecólogo... de larga e inquieta vida.

Comentario:

La no ficción no solo vive un buen momento en cuanto a producción sino también por su repercusión de las obras y la acogida entre el público. La obra de Andrea Wulf, en concreto, ha tenido bastante éxito a nivel internacional. Y no es de extrañar, debido a su calidad pese a algunos "peros". Si bien la obra está increíblemente documentada, y es una guía imprescindible para conocer la biografía de Humboldt y sus aportaciones y grandísima influencia, también es verdad que a veces parece que te mete capítulos un poco de relleno, hablando con excesivo detalle de otros personajes, más o menos relacionados (algunos con relación un poco dudosa), como Darwin, Thoreau, Haeckel, Muir, etc, que alargan el libro muchísimo.

Las mejores partes: la que describe las aventuras de Humboldt en América, que podría ser casi una novela, y el emotivo prólogo donde se nos narra la reacción mundial a la muerte del naturalista, que pone de manifiesto lo global de su fama y repercusión, algo que incluso hoy en día sorprende.

A veces, debido a la gran extensión, la autora se repite un poco en los conceptos, pero eso podría soslayarse por el interés de la historia que cuenta. Al margen de su producción científica, analiza también la personalidad del aventurero y sus relaciones amistosas con otros hombres, su escaso o nulo interés por las mujeres y el matrimonio y sus vínculos familiares.

Me ha resultado una lectura interesante y reveladora, algo larga, no obstante, que nos muestra el contexto de una época apasionante en la cual el ser humano conquistaba definitivamente el mundo.

 

La invención de la ciencia: Una nueva historia de la revolución científica, de David Wootton. 
The Invention of Science. A New History of the Scientific Revolution
Traductor: Joandomènec Ros
800 páginas
Editorial Crítica



Argumento:

Vivimos en un mundo hecho por la ciencia pero ¿desde cuándo es así? Este libro cuenta la historia de la extraordinaria revolución intelectual y cultural que dio a luz a la ciencia moderna, y supuso un gran desafío a la ortodoxia prevaleciente de su propia historia.

Comentario:

Otra extensa obra sobre un tema apasionante: los inicios de la revolución ciéntifica que cambió el mundo. No solo hace un repaso de los grandes representantes de la ciencia de los siglos XVI-XVII-XVIII, como Galileo, Kapler, Copérnico, etc., sino también explica las teorías en vigor, las creencias, los experimentos y las personas que murieron por defender teorías controvertidas, como Giordano Bruno (y su idea de los múltiples mundos). 

El autor contextualiza la revolución científica en el marco de las especiales circunstancias que tuvieron lugar en esa época y lugar concretos del mundo, analizando la influencia de hechos históricos como el descubrimiento de América incluso en el uso de las palabras (la propia palabra "descubrimiento" y sus implicaciones, habría surgido de las exploraciones geográficas). Antes de este hito, la gente asumía que ya se tenía acceso a todo el conocimiento posible, por influencia de los referentes "clásicos" como Aristóteles. Sin embargo, a partir de entonces se puso en cuestión hasta el llamado "principio de autoridad", pues había gente que había visto cosas que Aristóteles no había mencionado en sus obras. Como puede imaginarse, la derrota del principio de autoridad tuvo implicaciones brutales.

Especial hincapie se hace en el origen, uso y etimología de las palabras relacionadas con la revolución científica, llegando a dedicar capítulos enteros, muy extensos, a citar cada aparición de ciertos términos en la literatura de la época ("hecho", "descubrimiento", "experimento"). Son precisamente estos capítulos los que más pesados se me han hecho. Una cosa es contextualizar y otra escribir decenas de páginas alrededor de una palabra concreta. La existencia de estas partes más pesadas lastra mucho la obra y convierte la lectura en algo bastante arduo. Aunque es cierto que resulta revelador darte cuenta de cómo la revolución científica alteró incluso hasta las lenguas europeas.

No se puede negar la abrumadora y alucinante documentación y erudición desplegadas, con un aparato crítico de casi cien páginas, y un montón de notas y referencias, pero tampoco que la obra ganaría en agilidad con un poquito de resumen. 

Eso sí,  este libro pone de manifiesto que el atraso científico español viene de lejos, pues son escasos los científicos españoles nombrados (o quizás no hay ninguno...), centrándose básicamente en alemanes, franceses, ingleses e italianos. Algo para pensar y analizar... Lo mejor, las reflexiones historiográficas. Quien lea este libro ha de saber que no se enfrenta a una lectura ligera precisamente...


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

miércoles, 3 de enero de 2018

Mini reseñas: especial librerías: Penelope Fitzgerald, Mónica Gutiérrez y Petra Hartlieb



La librería, de Penelope Fitzgerald
The Bookshop, 1978
Editorial: Impedimenta

Argumento:

La señora Green compra un local para abrir una librería. La señora Gamart trata de impedirlo.

Comentario:

Quizá el principal «problema» de «La librería» sea la forma en que está relatada, contando los hechos externos (la compra de la librería, la descripción del edificio, la diferencia entre el dinero que invierte en material y lo que gana con las ventas), como si fuera una excusa para contar el desacuerdo entre la librera, Florence Green, y Violet Gamart, con el uso que se va a dar al lugar:   «…estamos todos algo alterados por la repentina transformación de nuestra Old House en una tienda; somos tantos los que teníamos la idea de convertirla en algún tipo de centro… Quiero decir, un centro artístico… para Hardborough.».


Apenas se incide en los pensamientos, emociones ni personalidades de los personajes, a quienes no se llega a conocer, aun menos empatizar con sus problemas. Nunca hay un enfrentamiento real entre ambas mujeres (la señora Green tiene una actitud pasiva, no parece enterarse de lo que ocurre a su alrededor), y  personajes como Christine Gipping, la niña que trabaja para ella, o Edmund Brundish, el único apoyo de Florence, quedan desdibujados, sin aprovechar su potencial.

Apenas quedan claros los motivos, que podrían parecer caprichosos, para algunos hechos y que el negocio sea una librería es irrelevante, cualquier otro negocio hubiera resultado igualmente inadecuado para la señora Gamart.  Por supuesto, de literatura apenas se habla.

Isabel Coixet ha dirigido una película basada en la novela, protagonizada por Emily Mortimer (Florence Green), Patricia Clarkson (Violet Gamart), Bill Nighy (Edmund Brundish) y Honor Kneafsey (Christine Gipping) en los principales papeles. Al parecer, hay varios cambios respecto a la novela.







La librería del señor Livingstone, de Mónica Gutiérrez 
Editorial: Amazon

Argumento:

Agnes Martí, arqueóloga en paro, encuentra trabajo, casi sin querer, en la librería del señor Livingstone.

Comentario:

«La librería del señor Livinstone» podría dividirse en dos 
partes. Mientras la dedicada a la librería resulta fresca, interesante, con personajes excéntricos y peculiares (deja con ganas de saber más del escritor residente, y lo que escribe, y 
sobre la señora Dresden), incluida la propia librería, cuya descripción (romántica e idealizada) logra que den ganas de ir a trabajar allí, o a que el señor Livingstone te recomiende algo para leer.


Sin embargo, cuando la historia sale de la librería y, sobre todo, se centra en la parte romántica, hacia la mitad de la obra, se vuelve más tópica y previsible, con algún romance (hay hasta tres) instantáneo y poco convincente, uno de ellos en especial no aporta nada a la novela.

Más interesantes son los juegos de palabras, bromas y conversaciones sobre obras muy conocidas, aunque llega un momento en el que llegan a abrumar, como también sucede con las descripciones y menciones de algunos lugares, a veces con un ligero tono «wikipedia».

Flojea en los conflictos, con soluciones demasiado fáciles, sin complejidad ni verdaderas complicaciones, quizá como consecuencia de tratarse de una novela «feelgood». El final es un tanto precipitado, con una resolución rápida y, en algunos aspectos, poco satisfactoria.

En conjunto se trata de una lectura amena, entretenida, bien redactada (apenas se detectan erratas. Ese Lawrence en referencia a Laurence Olivier y poco más), que deja con las ganas de tener una librería  como Moonlight Books.



Mi maravillosa librería, de Petra Hartlieb
Meine wundervolle Buchhandlung, 2014
Editorial: Periférica

Argumento:

Petra Hartlieb y su marido se enamoran de una librería y deciden comprarla y hacerse cargo del ngocio.

Comentario:

Resulta difícil creer que la autora lo sea también de novelas de misterio (en colaboración con otro autor), además de librera y lectora habitual, y haya escrito una obra tan inane y carente de interés.

El desarrollo muestra la carencia de una estructura definida, que organice la obra de alguna manera, ya sea por  el orden que suceden los hechos (reales) que relata (ver el local, decidir comprarlo, contratar empleados, etc, que se mencionan en cualquier momento, sin una motivación concreta), o por temas (clientes, lecturas, adquisición de ejemplares…), lo que produce una sensación de caos y confusión y perjudica la lectura al no encontrarle coherencia ni fluidez.

Las (seudo) anécdotas están contadas en un estilo inane, torpe, carente de ingenio. Tampoco son interesantes, o quizá se debe, precisamente, a cómo las relata. Es de lamentar, en especial, cuando habla de presentaciones de libros de autores más o menos conocidos.

Los personajes (muchísimos) no existen, hasta el punto en que la mayoría de ellos son meros nombres y funciones. ¿Se dice en algún momento cómo se llaman los hijos?

La autora/protagonista es quejica y victimista hasta la exageración, sobre todo teniendo en cuenta lo bien que les sale casi todo, con ayudas desinteresadas de personas que casi no conocen, préstamos, empleados que encuentra casi milagrosamente etc...

En resumen: 
«Mi maravillosa» librería es de esas obras que dejan con las ganas de no poner nunca una librería, por mucho que guste la literatura.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Nuestras mejores y peores lecturas del año 2017




Como todos los años, toca hacer repaso de cómo ha sido el año lector. Este año me había propuesto leer 60 libros en mi reto de Goodreads, y he logrado sobrepasarlo en dos, es decir, he leído 62 libros. No es mucho... teniendo en cuenta que Thersuva ha leído... ¡84 libros! 

Estos comentarios que vamos a hacer sobre nuestras mejores y peores lecturas son, naturalmente, opiniones; no pretendemos sentar cátedra sobre lo mejor o lo peor, sino solo expresar lo que más nos ha llegado o irritado, basado o no en criterios literarios, aunque, por supuesto, estos son los que  intentamos que nos guíen. 

Pero basta de rollos. Aquí va mi lista. Abajo, la de Thersuva. Naturalmente, no he puesto todo, solo una selección, ya que otras lecturas que me gustaron, por ejemplo, son libros digamos tipo técnico. Y entre los peores, he omitido a un par de autores españoles...

Peores y mejores lecturas de M.C. Mendoza

Este año está claro que ha sido, para mí, el año de la no ficción. No solo he leído  mucha, sino que a este apartado pertenecen los libros que más me han gustado o aportado. El subgénero literario que más he leído ha sido, creo, fantasía y Ciencia Ficción.

Libros leídos (total): 62
Escritos por mujeres: 20
Escritos por hombres: 42
Españoles e hispanoaméricanos: 30
Extranjeros: 32

Mejores

Maus: Relato de un superviviente Spiegelman, Art Aunque me parece un cómic largo y repetitivo, resulta interesante y humano. Las primeras quince vidas de Harry August North, Claire

Buena premisa y desarrollo inicial. Terminó haciéndose algo pesado, pero bueno, dentro de lo que hay, es de lo mejor que he leído.

Querida Ijeawele: Cómo educar en el feminismo
Adichie, Chimamanda Ngozi

Breve carta de una mujer nigeriana a una jovencita con consejos feministas. Interesante comprobar que en todo el mundo las mujeres, sean de la cultura que sean, tienen los mismos problemas.

La otra cara de la conquista: Viaje a las Indias maravillosas
Herren, Ricardo

Divertida colección de anécdotas con afán divulgativo sobre curiosidades de las conquista de América. No será la mejor obra de historia del mundo pero a mí me hizo gracia.

Teoría King Kong
Despentes, Virginie

Libro duro y demoledor donde la francesa Despentes nos cuenta, crudamente, su visión sobre el feminismo, y además, cuenta experiencias propias, como una violación o sus opiniones sobre el porno o la prostitución. No estoy de acuerdo en muchos de sus postulados pero resulta interesante conocer esta visión.

La cocina de la escritura
Cassany, Daniel

Un clásico bien estructurado y claro sobre cómo escribir mejor. Recomendado.
La noche de la Usina
Sacheri, Eduardo

Una novela divertida sobre la ominosa época del "corralito" argentino. Ladrones entrañables que roban a otro ladrón. 
La invención de la ciencia: Una nueva historia de la revolución científica
Wootton, David

Grueso mamotreto algo divagante y con partes pesadas, pero muy bien documentado sobre uno de los momentos más apasionantes de la historia humana: los inicios de la ciencia moderna. Fascinante saber cómo se gestaron incluso las palabras que hoy nos son corrientes como experimento, descubrimiento, etc.

La invención de la naturaleza
Wulf, Andrea

Otro mamometreto, en este caso sobre la figura de Humbolt, hombre increíble cuya vida daría no solo para una película sino incluso para una serie con varias temporadas. La autora se recrea contando cada paso del genio, quizás excesivamente, pero es tan interesante que pasas por alto la prolijidad...

En busca de New Babylon
Scali, Dominique

Curioso western moderno, con dosis de "alta literatura". Experimento quizás no redondo pero si apreciable.


Destacados

La leyenda de las dos piratas
Vila, María

Un libro de casi mil páginas siempre es algo a tener en cuenta, y sí encima trata de aventuras en el mar y piratas, y lo ha escrito una mujer, joven para más inri, mucho más. Algún pequeño anacronismo, pero lo destaco por el resto de sus valores. Y porque las mujeres no solo escribimos "rosa", romántica, intimismo, "novela femenina", etc...

Trilogía del Tearling, de Erika Johansen

No será el mejor libro de fantasía-CF del mundo mundial pero logró que me metiera en la historia, cosa que rara vez me pasa en los últimos tiempos. Final algo soso, eso sí.


Decepciones

Le crime du comte Neville
Nothomb, Amélie

Clásico ya que Nothomb me decepcione con sus últimas novelas. Ya no es la que era, o será que ya me sé sus "chistes".

Por último, el corazón
Atwood, Margaret 

Muy lejos de sus obras clásicas, como "El cuento de la criada".

Los que menos me gustaron 

Anna
Ammaniti, Niccolò

Incomprensible que en una editorial como Anagrama publiquen esta historia que parece de zombis, y ni siquiera de zombis buena...

El silencio de las tierras altas
Bragi, Steinar

La ambientación en las tierras altas islandesas es lo mejor. El resto, bodrio.

Nunca es tarde
Tristante, Jerónimo

Increíble que una novela que es apenas un borrador sin rematar, llena de reiteraciones, haya ganado un premio literario. Supongo que tendrá su público...

El fuego invisible
Sierra, Javier 

El premio Planeta de este año es más de lo mismo en temática (Grial, misterios religiosos) y, encima, contado de forma más aburrida y carente de acción. Final acadabrante.

Terapia amorosa
Glattauer, Daniel

Una tontería, breve por suerte, bastante previsible.
Origen (Robert Langdon, #5)
Brown, Dan 

Dan requiere un lugar aparte: ya de por sí es malo, pues con este libro es aún peor. Una España como jamás has visto (jaja) con un aventurero (Langdon) más mediocre que nunca. Descacharrante y surrealista. 

Rosa de ceniza
Rahola, Pilar

La redacción es correcta, pero la autora pasa de novelizar y dramatizar. Nos lo cuenta como si fuera un libro de Historia, y desaprovecha el tema de la Semana Trágica de Barcelona. Aburrido y panfletario, parece escrito en el siglo XIX.

La influencia silenciosa: Cómo el clima ha condicionado la historia
Brasero, Roberto

Malísimo. La redacción mala, el contenido pobre. 

Lecturas de Thersuva:

Total de novelas leídas: 84
Escritas por mujeres: 49
Escritas por hombres: 35
Españolas e hispanoamericanas: 38
Extranjeras: 46


Mejores (¡qué pocas hay!):

La escritora, de Carmen Conde (novela de género bien escrita y desarrollada).
La biblioteca de los libros rechazados, de David Foenkinos (metaliteratura, misterio, amor a la lectura, mundillo literario).
La gárgola, de Andrew Davidson (qué buena es la primera mitad, humor e ingenio dentro del más horrible drama, y cómo baja el nivel en la segunda).
Eleanor Oliphant está perfectamente, de Gail Honeyman (ejemplo de novela en primera persona bien narrada, tan evocadora como sutil. Protagonista interesante, con muchos matices, se empatiza con ella. Conexión emocional con la historia y los personajes).


Bien:

Y si fuera cierto, de Antonia J. Corrales (la mejor novela de la autora, bien planificada y redactada, mensaje. Se aprecia una interesante evolución)
No soy un monstruo, de Carme Chaparro (género, bien redactada, reflexiones sociales, mensaje)
Lo que habita dentro, de Malenka Ramos (revisión de It, de Stephen King, a ratos larga y dispersa, lo compensa el mensaje final y los tramos de interés)
La pared vacía, de Elisabeth Sanxay Holding (retrato de una sociedad, una familia y una mujer que se cuestiona todo lo que la rodea, incluso a sí misma, en clave de novela de misterio)
Mi primer gran caso, de Javier Holmes (primera persona, estructura clásica, protagonista ingenioso y culto. Fallan la sencillez de la trama y algunas incoherencias. Tiene potencial.)
El final del hombre, de Antonio Mercero (novela de misterio bien llevada)
Mejor la ausencia, de Edurne Portela (Hace sentir y pensar, final fallido.)
― Niebla en Tánger, de Cristina López Barrio (misterio, metaliteratura, romance, bien estructurada y desarrollada, permite reflexionar y el final encaja con el resto de la novela).
Mil veces hasta siempre, de John Green (Adolescentes creciendo en medio de problemas y dramas. Tiene su punto).
Frío, de Jordi Sierra i Fabra (novela negra clásica. Profesional).
Los demás seguimos aquí, de Patrick Ness (adolescentes creciendo entre problemas, una vez más. La «gracia» de la historia es cómo se cuenta y, sobre todo, lo que no cuenta, pero influye de  alguna manera en los protagonistas).
La hija del alfarero, de José Luis Perales (en realidad  está mal escrita, pero tiene el valor de su potencial como intento de transmitir algo).
La librería del señor Livingstone, de Mónica Gutiérrez  (tras leer otras dos novelas con librerías como protagonistas, esta destaca por cómo transmite el amor tanto a los libros como a los lugares donde se venden. La parte romántica desmerece un poco el resultado final).


Uf:

La parte escondida del iceberg, de Màxim Huerta (cientos de vueltas y vaguedades para no contar nada. Repetitiva, vacía, fallida)
La noche de tus ojos, de Sandra Andrés Belenguer (no solo está mal redactada y estructurada, sino que el «mensaje»  de carácter «romántico» que transmite, con una protagonista pasiva y boba, es, como mínimo, cuestionable e inquietante)
El color del silencio, de Elia Barceló (estructuralmente fallida, previsible, aburrida)
Pecado, de Benjamin Black: (digresiones, escenas innecesarias, apenas investigación, difícil empatizar mínimamente con los personajes, la conclusión es abrupta y el epílogo explicativo.)
Los crímenes del lago, de Gemma Herrero Virto (primera persona fallida, demasiado explicativa, y obvia, larga, enrevesada)
Origen, de Dan Brown (sin duda su peor novela. Sin sentido, sin misterio, sin emoción, mal escrita, sin capacidad de enganchar o interesar).
Eva, de Arturo Pérez-Reverte (la misma estructura de Falcó, más aburrida)
Nunca es tarde, de Jerónimo Tristante (borrador sin revisar que utiliza torpemente todos los clichés del género. Hubiera podido ser entretenida).
Mi maravillosa librería, de Petra Hartlieb (anodina, aburrida y sin alma. Se quitan las ganas de tener una librería y, casi, de leer).
La librería, de Penelope Fitzgerald (fría, distante. La película solo puede mejorar la historia).

Abandonos:

Los sioux, de Irene Handl.
El gigante enterrado, de Kazuo Ishiguro.
Caraval, de Stephanie Garber.
Más allá del Invierno, de Isabel Allende.




¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

martes, 19 de diciembre de 2017

La hija del alfarero, de José Luis Perales

Editorial: Plaza & Janés, 2017
288 páginas
19.90 €
Ebook: 9.99 €

Argumento:

La decisión de Francisca de abandonar El Espejuelo, pueblo en el que vive, para irse a la ciudad, es el comienzo de una serie de cambios en su familia.

Comentario:

Aunque la novela se titula «La hija del alfarero», Francisca no es la protagonista absoluta, sino que comparte protagonismo con el resto de su familia: Brígida y Justino, los progenitores, y Carlos, su hermano, todos ellos al servicio de una obra que la publicidad califica como «una emotiva y apasionada historia sobre las consecuencias de nuestros actos y el sacrificio necesario para alcanzar los propios deseos.», entre otros detalles que quizá desvelan, prematuramente, demasiado de la trama.

Sin embargo, una lectura más «creativa», se aleja de generalidades como «consecuencias de nuestros actos» o «sacrificio necesario», que parecen aludir a pasajes tan tópicos como previsibles (lo que le pasa a Francisca en el hotel donde trabaja en Ciudad del Mar, Carlos en El Olvido), para «descubrir» otros temas de mayor interés y complejidad: la vida rural, las diferencias entre vivir en un pueblo diminuto o en una ciudad más grande, el desarraigo, de la implacabilidad del progreso y el paso del tiempo… relatado de manera más o menos simbólica.

Brígida y Justino representarían ese mundo rural cuyo destino es ser vencido por el progreso (la evolución del trabajo de alfarero, el abandono del pueblo en busca de algo mejor hasta quedar casi deshabitado…): 

«En El Espejuelo, la casa de los claveles rojos fue vendida. El alfar, en el que Justino, el padre alfarero de Carlos, se había dejado la vida, fue abandonado. La maleza lo fue cubriendo como lo encontraron años atrás, y la furgoneta con la que hizo el reparto de material a las obras de El Olvido fue vendida, ocupando su lugar un coche de lujo que no desmereciera al lado de los coches de los vecinos.».

Carlos simbolizaría la llegada del progreso, y la riqueza al poner tejas de barro cocido en todas las casas de El Olvido, y los cambios que se producen en cuanto a riqueza, turismo, negocios (cafetería, panadería y bollería, una peluquería donde estaban las cuadras):

«Fueron tantas las ideas de negocios a instalar en el pueblo que hasta don Juan del Oso, el cura, con ánimo de recaudar fondos para las necesidades de la iglesia y evitar obras en donde instalar objetos sacros, pensó en restaurar un viejo confesionario que almacenaba polvo de siglos en la planta baja de la torre del campanario e instalarlo en la puerta de la iglesia, habilitado como quiosco, al que llamaría EL RINCONCITO DE DIOS.».

Francisca contribuye al cambio yéndose a vivir a Ciudad del Mar en un tren cuyo trayecto indica el cambio de un mundo a otro:  

«A través de las ventanillas, el paisaje y la luz iban cambiando, pasando de la aridez de la tierra escasa de vegetación y un tiempo aún fresco a pesar del comienzo de la primavera, a un paisaje más verde tapizado de viñas y cultivos de almendros en flor en donde el aire, al asomarse a las ventanillas, era más cálido y lleno de aromas a flores silvestres que más tarde darían paso al perfume del azahar procedente de los campos interminables de naranjos cruzados por las vías del ferrocarril.».

Lamentablemente, el autor carece de los recursos necesarios para plasmar adecuadamente sus ideas, cayendo en errores de principiante: diálogos explicativos en los que los protagonistas saben lo que cuentan, dedicados solo a transmitir torpemente cierta información; exceso de puntos de vista, entre ellos los de personajes secundarios; recuerda cada poco quién es quién («Brígida estaba sola. Justino, su marido, y Carlos, su hijo, se encontraban en el tejar…»); Y, lo más destacado, el paso del tiempo, que no parece transcurrir a la misma velocidad para Francisca que para Carlos, lo que produce desconcierto y confusión, al no saber siquiera cuanto tiempo transcurre entre el principio y el final de la obra.

En resumen, «La hija del alfarero» es una novela deficiente en lo formal (algo solucionable aprendiendo técnica literaria), en la que destaca alguna imagen poética, en especial en escenas situadas en El Espejuelo, sus paisajes o el trabajo de alfarero, con el mérito de tener algo que contar, un universo propio: la recreación, nostálgica e intensa, del mundo rural, ambientada en la comarca de Vallehondo, ya presente en la anterior, y primera, novela de su autor, «La melodía del tiempo».


***T***



¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)