lunes, 28 de agosto de 2017

Bailando en la oscuridad, de Karl Ove Knausgård

Bailando en la oscuridad
Min kamp. Fjerde bok
Karl Ove Knausgård
Traductoras: Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo
Editorial Anagrama
544 páginas


Resumen:

Karl Ove nos cuenta su experiencia de profesor en el norte de Noruega, a los dieciocho años, además de sus dificultades con las mujeres.

Comentario:

Cuarta parte de la magna obra de Karl Ove Knausgård ("Mi lucha"), que algunos califican como el "En busca del tiempo perdido" del siglo XXI, con cierta hipérbole, por supuesto. Como la anterior que leí ("La muerte del padre"), se trata de una obra del llamado género de autoficción, donde el autor nos narra acontecimientos de su vida (según él, se trata de una "purga de su corazón") con un estilo completamente hiperrealista y prolijo. Sí, esto último es casi lo que más destaca, que nos cuenta todo, todo, todo, incluso escenas banales y diálogos irrelevantes, en aras a conseguir ese efecto de cuasi documental sobre su vida.

Aunque se centra en ese año que pasó en el norte de Noruega dando clases a jóvenes de edades similares a la suya, como pasaba también en el otro libro, el autor hace numerosos viajes al pasado para explicar otros aspectos. Va y viene, de una forma un tanto caótica. Es curioso que, pese a retomar pasajes de su infancia (ya tocada en el primer tomo) logra que suene como algo nuevo. Así pues nos cuenta todo sobre su familia, sus abuelos, el divorcio de su padre, su hermano, y sobre todo, sobre sus intentos de amigas y novias, frustrados por su impericia adolescente.

A la obra le sobran páginas, ni qué decir tiene. A diferencia del primer tomo, no hay digresiones filosóficas o pensamientos, ya que se centra mucho más en la "acción" o, mejor dicho, en el relato de sus aventuras adolescentes, con más diálogos. Pese a presentar un aspecto más ligero, no es por ello fácil de leer. Bueno, sí lo es, pero lleva bastante tiempo, y en algunas ocasiones puedes tener la tentación de dejarlo por imposible al carecer la historia de una trama o estructura que lleve a algún lugar. A decir verdad, solo si llegas al final encuentras algo parecido al sentido de la historia. Ese desenlace es lo que más me ha gustado, por lo que tiene de irónico y cómico.

El personaje de Karl Ove, casi un íntimo nuestro, es obviamente, el mejor desarrollado. Se trata de un adolescente inseguro, con aficiones literarias y musicales, que se nos describen con profusión. Llama la atención la cantidad de referencias de obras cultas que hace. También tiene cierta inclinación a la bebida, aunque no sé si esto será algo generalizado por esas latitudes nórdicas. El pobre se pasa toda la novela bebiendo y fumando. Y como casi todos los adolescentes sufre una grave explosión hormonal. Como es hábito en Karl Ove no nos oculta nada de su vida íntima, de modo que hay descripciones de sus aproximaciones a las chicas, de sus eyaculaciones antes de tiempo, de su falta de experiencia con la masturbación (que, según dice el autor, a los dieciocho años no había practicado), en fin, de todo. En algunos momentos, te llega a dar pena. El título español supongo que se refiere a los meses de oscuridad del norte de Noruega.

La novela es muy excesiva  (en especial en número de páginas), pero tiene bastantes toques de humor que la hacen llevadera. Es increíble como un libro que, en realidad, carece de un argumento claro, y muestra escenas totalmente prosaicas, te obliga a seguir leyendo a ver qué pasa, como si fuera casi un reality show morboso. De todas formas, no es una lectura para todo el mundo.

En resumen, Karl Ove destapando toda su vida y sus intimidades como siempre, y nosotros mirando por la rendija...

Fragmento
Solía dormirme sin problemas en toda clase de condiciones, pero esa noche permanecí despierto. Cuatro días después empezaría a trabajar. Cuatro días después me encontraría en el aula de un colegio de un pequeño pueblo de la costa del norte de Noruega, un lugar donde no había estado nunca, del que no sabía nada y del que ni siquiera había visto fotos.

¡Yo!

Un chico de dieciocho años de Kristiansand, flamante bachiller, que acababa de abandonar la casa familiar, sin más experiencia laboral que unas cuantas tardes y unos fines de semana en una fábrica de parqué, un poco de periodismo en el diario local y un recién terminado trabajo de verano de un mes en un hospital psiquiátrico, se convertiría ahora en profesor tutor en el colegio de Håfjord.

Pues no, no conseguía dormirme.

¿Qué pensarían los alumnos de mí?

Cuando entrara en el aula para la primera clase y los viera a ellos sentados en sus pupitres, ¿qué les diría?

Y los otros profesores, ¿qué demonios pensarían de mí?

Se abrió una puerta en el pasillo, sonaron voces y música. Alguien pasó canturreando. Se oyó un grito: «Hey, shut the door.» Al instante, todos los sonidos fueron de nuevo reprimidos. Me volví hacia el otro lado. Lo extraño de estar en la cama en una noche luminosa también debía de contribuir al insomnio. Y cuando la idea de que era difícil dormir se había asentado, entonces sí que resultó imposible.

Me levanté, me vestí, me senté en la silla que había frente a la ventana y empecé a leer la novela Empate, de Erling Gjelsvik.

Todos los libros que me gustaban trataban en el fondo de lo mismo. Negros blancos, de Ingvar Ambjørnsen, Beatles, de Lars Saabye-Christensen, Jack, de Ulf Lundell, En el camino, de Jack Kerouac, Última salida para Brooklyn, de Hubert Selby, Novela con cocaína, de M. Aguéiev, Coloso, de Finn Alnæs, Lazo alrededor de la Luna, de Agnar Mykle, los tres libros sobre la historia de la bestialidad de Jens Bjørneboe, Gentlemen, de Klas Östergren, Ícaro, de Axel Jensen, El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger, Los corazones de abejorros, de Ola Bauer, Cartero, de Charles Bukowski. Libros sobre jóvenes que trataban de encajar en la sociedad, que querían sacar de la vida algo más que rutina, algo más que familia, en suma, jóvenes que aborrecían lo burgués y buscaban la libertad. Viajaban, se emborrachaban, leían y soñaban con el gran amor o la gran novela.

Todo lo que ellos querían lo quería yo.

Con todo lo que ellos soñaban soñaba yo.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

1 comentario:

  1. Hola, pues me parece que este libro no es para mí. Por el momento lo voy a dejar pasar. Gracias por tus impresiones. Saludos desde locura de lectura

    ResponderEliminar

Comenta, no seas tímido.